Las cartas

poema de Val

Creo que sigo queriéndote,
y en realidad es normal
a nadie se le olvida tan fácil la persona a la que le entregas tu cuerpo, tu alma,
más sin embargo no me acuerdo de ti.

Antes podía decir con la mayor certeza
que te conocía de los pies a la cabeza
tanto, que sabía que me responderías, antes de decirte nada,
Pero, ahora, no.

Ya no, no me acuerdo de cómo eres
y no sé si eso, me alivia o me pone triste
porque fui feliz contigo, y no acordarme de esa sensación me pone triste
aunque por otro lado, ya no dueles tanto.

Me diste experiencia y amor,
me enseñaste con todo el amor del mundo
quise darte lo mejor de mí, en recompensa.

Y espero que por lo menos, cuando me recuerdes
sonrías igual que cuando jugábamos a las cartas
y ganabas.

Espero que cuando me recuerdes, te acuerdes de aquel día
que me hiciste mujer, y tengas la certeza
de que en ningún momento dudé de ti.

Seguramente no estuviéramos destinados
pero seguro que si éramos los correctos
el uno para el otro.

Me acuerdo que me dijiste que a pesar de la distancia,
todo podía pasar.
Planeamos que vinieras a visitarme…
pero desgraciadamente, alguien intentó suplantarme
y dejaste que lo consiguiera.

Y yo sabía que eso podía pasar,
y me arriesgué, porque para mí fuiste el más especial
y lo serás siempre.

Y como tú dijiste alguna vez:
Todo puede pasar, la vida es un baile,
y espero que baile en torno a nosotros dos.

Y que volvamos a encontrarnos.
aunque esta vez con todo el tiempo del mundo
para madurar juntos, reírnos juntos
hacer el amor juntos, y sobretodo
jugar a las cartas juntos,
para volver a ver tu gran sonrisa
de derrota cuando te gane
y te rías de lo infantil que soy.

Comentarios & Opiniones