Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

+++ LOA A ASCLEPIO +++

+++ LOA A ASCLEPIO +++

¡Por las tres alfas!
¡Por el alma del amor ancestral!
A tí, de la salud, oh dios....
¡De los remedios padre!
¡Que otorgas bienestar a los enfermos!...

A tí, del dolor enemigo
Y de la curación amigo
¡Ven, dá fin... A esta enfermedad!.

¡Ahuyenta la pena de mi hermano!
De mi hermano el corazón
¡De cada hombre y de toda nación!

Te invoco, magnánimo y venerable
¡Sí, sí...! Al bendito hijo de Apolo.
Al salido del vientre de Coronis.

Del Centauro Quirón...
¡Fiel discípulo y amigo!.

A tí, para mis hermanos...
¡De todos los colores y lenguas!
¡De todas las edades y dineros!
A tí, la salud pido, Oh, dios.

*Asclepio-Esculapio-Asclepio*
¡Qué moras ahora inmortal!
¡Qué fuíste muerto por Zeus!
Y qué a Hipólito... Resucitaste
¡Cura el corazón enfermo!
¡Cura tanto espíritu malsano!.

*Esculapio-Asclepio-Esculapio*

¡Te lo pido por Hermes, tu salvador!...
¡Por Apolo, por Coronis, por Quirón!...
¡Por el padre de todos los dioses!...
¡Por la madre de todas las diosas!...
¡Por el infinito múltiple...!
De los mil nombres
De los diez mil seres...
¡Te imploro, te invoco!.

A tí, oh, dios...
¡Elevo mis plegarias!
Por el antes, el hoy y todos los mañanas...

¡Oídme Asclepio, Esculapio inmortal!...
Alivia las penas de los hombres
Aligera los dolores de mis hermanos...
¡Yo te invoco, desde el alma al hueso!
Yo te ruego, con mi voz y mi silencio...

¡Sednos propicio!

¡Oh, bienaventurado...!
Aligera nuestros males
¡Te suplico nos seas propicio!
...Recibe favorable esta plegaria!...

Y... Y... Y...
¡Devuelve la salud a todo enfermo!...
Y cura nuestro pueblo
¡El pueblo que corre por mis venas!...

* Asclepio Esculapio Asclepio *

Te invoca y te suplica
Este insignificante mortal
¡Aunque no tenga paraíso!
¡Aunque no tenga vida eterna!
¡Aunque sólo sea dueño...!
¡De la nada!

*********************
All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 02/20/2011.

poema

NO ME ENAMORO... ¡NO!

No me enamoro, ¡No!, ya fui testigo,
De toda la belleza de esa entrega,
De todo el sufrimiento cuando llega,
Aquello que me dices ...O te digo.

El amor y la pasión; nube viajera,
Lo más hermoso siempre tiene su momento,
El amor más sublime es como el viento,
A veces fuerte, violento: pluma ligera.

No dura mucho el amor, ¡No! Es como flor,
Bella...No importan las espinas,
Son tan suaves, tan frágiles y finas,
De la nada se marchitan y pierden su color.

Conocí sin temor el sentimiento,
Que une a personas diferentes,
Que se entregan felices, sonrientes;
Como dije...Todo tiene su momento.

No es decepción; ¡No!, no piense eso,
Es realidad, vivencia de los años,
Subimos corriendo los peldaños
Y luego nos sorprende el retroceso.

No me enamoro, ¡No!...Pues todo pasa,
Ese amor para siempre...¡No lo creo!
Al principio: Del Cóndor poderoso; su aleteo,
Al final: Triste agua evaporada, en una brasa.

poema

El Pelos

El gato de mi casa no fue fino, más bien
fue un gato cualquiera, pero fue nuestro gato.
Bueno, más de mis hermanos chicos.
Estar en las garras de tres chiquillos no fue nada fácil para El Pelos, ¿Porqué lo llamó así Pepe? Ni idea, pero El Pelos fue: el carro, el peluche, o la almohada para ellos.
No sé como soportaba la humillación, y jalón de orejas, y pellejo de parte del bebé,
o cómo no tiraba rasguños a los otros dos cuando era usado como carrito de una sala a otra. Quizás se sentía en deuda ¿porque fue salvado de morir? No lo sé. Pepe y yo, (Pepe siete, yo de diez) lo hallamos en un resumidero en una calle al regresar del colegio. Aquel aullido
que nos paro los pelos de punta sonó a angustia, dolor o miedo. Pepe me miraba con ojos redondos de canica y preguntaba ¿"que es éso"? Y a la vez llegaba a donde salia el ruido. !Allí estaba en ése hoyo un gatito!
Éso supimos después, porque aquello no tenia figura, era como una bola peluda. ¿Como llegó allí o quien lo metió? No supimos, pero Pepe no se movía de allí y decía ¡"hay que sacarlo"! Yo lo miraba y decía no con la cabeza. El susto me duro un buen rato.
Pero Pepe metía la mano y la sacaba más asustando aún. Después, de rasguños y gritos de mi parte sacó al gato. Él mismo lo llevó a casa y se entendió con doña Joaquina mi mamá. No fue nada fácil pero Pepe no cedió y El Pelos que así lo nombró se quedo en casa.
El Pelos soportó cada humillación amorosamente.
Le tocó ser carro, peluche y almohada de tres mocosos. Pero valió la pena para todos allí. Si, para mi también, pues aquel gato feo,gris flacucho, fue un gato cualquiera. Pero no un cualquier gato.

poema

¿Y tu nombre?

Cazador sin nombre,
¿Don Juan o Don Nadie?
Te escondes en tu trazo
Sin rima ni verso,
Tierno llanto emotivo,
¡Qué locura!
Estupor de ignorancia
¡Qué amargura!
Tu vagar de ausencia,
Cazador cazado.

Amén.

poema

Cuidado con lo que deseas.

Tus labios me dicen que me estas queriendo
Y no se han abierto
Tu ojos se fijan en mi piel dorada,
me estas desnudando ..
y no me he movido
Tus brazos me abrazan,
¡tus manos me tocan!
Y no estás conmigo
Todas estas cosas que mi cuerpo siente
Son un laberinto
Que dulce la vida,
dando pinceladas de colores claros
En cielo que a veces..., se pintaba oscuro
Lleno de nublados
Abre bien los ojos
Porque en cada paso incierto que damos
Esta la sorpresa ...
Oscuro deseo que vive en tu mente.
¡y seguramente andabas buscando!
Siempre se escucho,
ten mucho cuidado con lo que deseas
Porque sin quererlo...
Puedes conseguirlo.

poema

PROVECTA PROVEZA .... (((Neofuturista)))

PROVECTA PROVEZA
(((Neofuturista)))

Nadie me dijo, que, te quedaste,
en el mañana,
que no regresará ayer…
Lo último que pensé, fue desayunar
menos veces…
A menos, que mane, lácteo, lun-ar
¡Por aquello!.
Aunque pene y vea
pan por pana, apenado,
empiernado, empeñado,
inserto, cierto, entri-angulado,
tantas veces a veces,
tantas papayas emplatanadas,
casi muerto de pena con el penetrar,
pelando penas piernas pieles.

¿Qué…? ¡No cabe!. Y la pala, qué…
¡Paladéala!... Laca beza be.sa.be.sa.
A ovoides romboides. ¿No qué no?.
Oleosa-mente-lenta-entra. ¡Sí qué sí!.
Con el hecho, lácteo, helecho.
Para siempre, jamás, pudiendo, podemos.
No más, sin envejecerme jovencita…
Curiosa silla. Y la-me-sa. Dame, dama, ya.
¡Silencio!. Bájate. ¡No, súbete!.

Nadie me dijo: Firmes y cometas, firma.
¡Ah!. Ora-tú-hora-ahora-ora.
Doblada entró ya dentro, se, desdobla.
Ora, ahora, hora, ora.
Supernova… ¡Sorpéndeme!.

******************************
Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 15.11.2017.

poema

Manocerote

Por todos los que son santos
iluminado te veo.
Es magia que no traspasa
y cuando es negra la apartas.

Unicornio de mis años
te acaricio y me proteges,
dicen que eres solitario
y conmigo te enterneces.

Que eres mágico, lo sé,
Que sanas si es menester.
Que puedes, desapareces
cuando lo ves al revés.

Admiro tu esbelto cuerpo,
te converso mis adentros.
y como fiel compañero
custodias todos mis sueños.

En lámina deslumbrante
te dibujó el buen pintor.
En la pared te ha dejado
para glorificación.

Ven, amigo de los buenos.
Ven y recubre mi cielo
de astros, luceros, estrellas
y de hermosas primaveras.

Pensar verdad o mentira
nada digo ni mantengo,
sé que regresaste un día
a deshacer los entuertos.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
28/10/2017 Madrid. España.

poema

Amando entre ruinas.

AMANDO ENTRE RUINAS.
_________________________________

Aquella noche muda; vi, rodar
por tus mejillas tu dolor,
surcar por tus labios
al vil amor.

Te vi, derramar esperanzas
y ansias; suplicar un beso
a la fría indiferencia
del desamor sin regreso.

Escuche; al silencio
en tus manos crujir,
hundirte en la pena
de una lágrima, sin rugir.

Y sin quejarte
asumiste tu destino
dejando sin fuego
tu cuerpo divino.

- Ya el frío sepulta la fe
la ironía muerde el desconsuelo
de un amor arruinado
que yace sin anhelo -

¡ Dios mío !

- La titánica batalla
al silencio ensordece,
el amor y el odio no claudican
la cabeza de la montaña se estremece -

¡ Más pronto !

Vi; del escombro elevarse al amor
en el aura de la gloria,
renaciendo en la piel de la aurora
su grito de victoria.

Sosteniendo en sus brazos
al odio herido,
por una flor divina
de espíritu encendido.

Fuiste entonces; verso que flamea
en la cresta de la libertad redentora,
venciste a la ojeriza
con el brillo del cáliz que dora.

-Emocionada, la semilla del universo, exclamó:-

- Solitario bardo; yo te vi, amándome
en mi quebranto,
abriendo la ceguera
de mis ojos con tu llanto -

- Te vi, alzar del polvo mi alma
reposándolo en un verso,
curar mis heridas
con la pupila del universo -

- Más el poeta, antes de su adiós, dijo: -

¡ Princesa liberada !

¡ Ahora, tú, coronada
con mirto y fuego en calma !,
-Ella miró al poeta, dulcemente
acaricio con amor su rostro y le beso el alma -.
_____________________________________

Leonardo Sarmhi.

Derecho Reservado del Autor.
Leonardo Sarmiento López.
21 de noviembre del 2017.

Lima – Perú.