Portada

Poemas mejor votados desde Noviembre 21

poema

Amarte

Quiero lamer
de a poco la viña
de tu espalda;
contar lentamente
el mapa de tus pecas...
Que jueguen mis dedos
en los rizos de tu pelo,
allí, en el enmaraño
de los arbustos viejos,
bajo el parpadeo de la ranas,
y la muda mirada
de la salamandra;
amarte, ante el destello
suave de la luna,
y complicidad
del sinfín de estrellas;
ver su reflejo
en tu hondo mirar.
Amarte, y no dejar
de hacerlo ni
con la luz solar...

poema

Trueque

Te doy a cambio mi alegría
por un minuto de sol
un reloj en pausa
por una noche de luna

Las marcas de mi vejez
la sabiduría empacada
por un camino de arena
por una canción de enamorados

Calles sin salidas
por avenidas llenas de poesías
mis pensamientos
por un espejo sincero

¡Quiero un truque!
Soledad por compañía
Ironías por abrazos
Asfalto por girasoles

Llévate mi memoria
Te doy gratis hasta una escoba
Necesito limpiar mi consciencia
Te doy mi casa por un kit de limpieza

El bullicio de las cantinas
por una conversación más
Te regalo aquella esquina
si tú me regalas paz

poema

Deseo Navideño

Ya huelo a Diciembre detrás de la esquina
a ilusión creciente que envuelve esperanzas
lo bueno y lo malo de nuestra balanza
disfrutar la rosa o llorar la espina,
toca hacer balance de un año difícil
y ponerle cara a esta triste crisis,
pensar positivo en el nuevo año
y que pronto llegue la normalidad
único deseo de esta navidad,
llegar a la orilla sin hacernos daño.

poema

Corazón de zinsonte

Siendo niño me gustaba
correr por el campo abierto
escuchar como un concierto
de las aves que pasaban

Recuerdo cuando miraba
de lejos el horizonte
ver volar sobre los montes
al gorrión y la paloma
cuando estaba yo en la loma
con corazón de zinsonte

Fueron mis primeros años
las caricias de mí vida
solo conocía la risa
Y la belleza del campo

No sabia de lo que hace daño
ni me asustaban las noches
pues me daban un derroche
de amor y caricias tiernas
cuando niño solo piensas
con corazón de zinsonte

Hoy llega la madrugada
y me encuentro yo despierto
Ya no siento el cielo abierto
y mi frente está arrugada

El agua de la quebrada
no está corriendo en los montes
se cerraron como broches
las flores en la alborada
pero conservo en la almohada
mi corazón de zinsonte

Copyright

poema

Justo aquí, justo ahora

Me canse de palabras,
en la oscuridad de mi relato
justo aquí,
justo ahora,
frente a todos,
quiero jugar,
me rio del mundo en que te escondes
y bendigo las trampas jamás soñadas
hechizas por la oscilación de tu cuerpo,
no pido continuar tus excusas,
solo quiero sentir mis ganas de conflagración
justo aquí, justo ahora
no deseo competir,
siempre perderé mi demencia lógica,
aunque se mi señor
esta cruzada de sudorosa piel
y seducción de mis labios con el veneno
de mis desgarradas uñas…habrá un único sometido,
solo te saneara la detonación
de mis versos más agónicos...en tu ser,
junto aquí,
justo ahora,
espero aquí, espero ahora,
soy tu esclava misteriosa.

poema

El madero de sauco

Duerme mármol
vencedor del último aliento.

Tapiado se halle
el latido que en su canto
rescatase al hálito de lo mundano;
en tanto el bronce frio da guerra de Marte, el Dios romano.

Un cerco de oscuridad parte del pleno;
una llamada sin mudanza naufraga
exterminada en las orillas del Ebro,
bajo la entera comarca.

El compás del carpintero
trabaja el madero de sauco;
morada de utopía de los ausentes
afrontadas las memorias de la muerte.

Los designios golpean conspirando
sordos puñales;
a través del nudo de entrañas
en su sed de ofrenda.

Un otoño devorador de vida;
el peso abrumador de sepulturas
nación de una densa tiniebla.

La piedra de mármol,
implacable rebaño de transgresión
de los instantes fétidos y sombríos.

Infinito y omnipotente
en su brazo estelar, el anochecer;
arriba hacia los puertos
donde yace el huésped glacial.

Silencioso el filo de la media noche
acaricia entre sus brazos los cabellos
y cual besos de suaves de olas,
cubre la carne
iniciado el viaje hacia las grandes estrellas.
*

Noviembre 17, 2020
© 2020 La Dama Azul, Gabriela Ponce de León. Todos los derechos reservados.

poema

Una copa de vino...

Sentado,con la mente puesta;
En el recuerdo de tu voz,
En el silencio de tus manos,
Y en tu caminar pausado.
Con el nulo amor que me dedicas
Como inseparable compañero,
Le pido una vez más al cantinero
¡No te lleves la botella, por favor!

Me halló sentado en aquel banco,
Al borde del amargo llanto;
El recuerdo más bello de tu amor.

No supongo ni de broma,
Que al no mirarte me abandona
Poco a poco este dolor,
Solo me da un respiro breve,
Para atacarme nuevamente
Y más fuerza, al corazón.

Pero, me sobre pongo al trago
Y lo dejo al menoscabo,
Que al fin el tiempo
Sabrá hacerse cargo.

Y con una copa de vino,
Que le invito a mi destino,
Convido también un trago
Al amor que se ha marchado
Y me dejó en el camino.

poema

Mi nombre

¿Sueñas con mi nombre?
lo susurras con el río
que arrastra mi pesar que adivina,
sin recelo confías
en las dulces flores de tu feudo,
aquellos céfiros de mis cándidos amores
aguardan el rayo todavía,
lo sé...
deseo calcinarme con el sol
para que ignores que estoy viva.

Ya no hay luz
y mi cuerpo fatigado.