Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

ERES ROCIO.

He pedido a mi pluma...¿Por favor?,
Se nutra de los versos del Parnaso,
Y de ellos; los mas bellos, en un lazo
Entregarlos a Rocío con amor.

Quiero que mis letras amanezcan,
Allá donde te encuentras mi Rocío,
Y que este agradecimiento; que es tan mío
Sea como Lirios que florezcan.

Nada puedo inventar; sólo te doy
El abrazo gentil de esta cubana;
Mi gratitud sincera; como hermana,
Y estas letras sencillas...Como soy.

Eres como el rocío mañanero,
Que baña la hoja verde en la pradera,
Eres esa flor que en primavera,
Florece para darnos un... ¡te quiero!

(Con todo mi cariño para esta buena amiga que me ha dedicado tan bellas letras, mil gracias Rocio)

poema

Pacto Secreto

Soñé la sombra y misterio
En el espejo del pecado,
Confín del ardiente muro solitario
Del tañido Belcebú reflejado.

Fausto, mi varón de compañía
En mis diáfanas noches sin cristal,
Mi pupila de sombra naufragada
Me delata entre luz y su mirada,
El, él gran señor de la noche
Propone tu alma, de luz inalcanzable
A mi sed de vivir insaciable.

¡No soy la Reina de Saba
Ni tu el justo rey Salomón!
En mi eco valiente de la vida
No soy culta ni virgen,
Ni concubina en el café tardío,
Mi razón no es fuego que devora
Y tu pasión de lento ritmo
Enmarañada en círculos de tu destino.

No habrá al alba huella apasionada
Entre los aprisionados continentes,
El viaje épico de la Santa María
Es lluvia que sella el sueño,
Nacido del viento de tu pluma,
Rubrica de nuestro secreto pacto
En la blanca y ciega lejanía.

Tu corazón yace firme
En mi escondida tristeza,
Junto a tus versos
En el verde escaño
De amores que cantan.

poema

HUMO ROJO... (Lipograma bivocálico)

HUMO ROJO
(Lipograma bivocálico)

Busco buzos y crudo burdo,
brujos curvos, lutos luzco.
Muchos mudos rojos mundos,
nudos nulos ocupo… ¡Humus!.

¡Oh, humos profundos!.

Ojos y sudor sufro, trunco,
vulgo brusco y cómodo dulzón.
¿Cómo son los hurtos justos?.
¿Cómo son los humos juntos?.

¡Oh, rojos opúsculos rojos!.

Mucho conjuro y usufructuo fruto.
Mucho confuso y cúmulo crudo.
Son lujosos y lobunos gustosos.
Son pulcros y prófugos robustos.

¡Oh, póstumos productos!.

Unos cornudos convulsos búhos,
otros oportunos póstumos humos.
Unos pulpos duplos tumultos son,
otros musgosos moluscos jocundos.

¡Oh, trucos undosos ocultos!.

Lodo y lobo rotundo luctuoso.
¡Cómo populoso grupo suntuoso!.
Son homúnculos muchos monstruos.
¡Son tortuosos muchos pronto!.

¡Oh, humo rojo, rojo humo!.

*********************************
************************
****************
*********
Toutes les droites appartiennent à son auteur Il a été publié sur e-Stories.org par la demande de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publié sur e-Stories.org sur 06.10.2017.

poema

Simplemente Xiomara

Ángel de bondad,
muro, labrado en oro de esté perfíl.
Paloma de paz.
Por dónde tus pies descalzos
dejan huellas?
Tú voz, silenciosa, acariciadora
no la escucho hablar.
Dime, donde estas?
Acogen tus brazos
a quien has de amar?
Muro de marfil, piedra preciosa
dime, eres feliz?
Quiero en ti sonrisas,
y que luz de rayos dorados
cubran cada tramo de tu piel.
Qué te nutras en víveres de amor,
en corrientes claras bañes tu cansado andar.
Qué arcángeles te abran sus alas
y en su regazo te vea sonríer.
Xio, dama Poematrix,
estás simples letras son para ti...

poema

La Pecadora

Ser una hermosa criatura
tener tremenda cintura
atormentar al vecino de al lado
tranquila, lo tuyo no son pecados

Ser muy guapa e inteligente
caerle bien a la gente
que te guste el chocolate y los helados
relajate, lo tuyo no son pecados

Tener un gran sentido del humor
tus gritos de loca cuando haces el amor
tener un armario lleno de zapatos colgados
olvidate, lo tuyo no son pecados

Que te gusté ir de shopping
que llores cuando pasan Mary Poppins
que te guste más la carne que el pescado
serenate, lo tuyo no son pecados

Ser la envidia de las muchachas del barrio
que odies a los babosos y a los guarros
que vivas en el presente sin olvidar el pasado
descansa, lo tuyo no son pecados

Tener un trabajo que te llena
que estés en contra de que maten a las ballenas
que te guste el reggaeton para bailarlo pegado
despreocupate, lo tuyo no son pecados

Pero una cosa si te voy a decir
antes de que te vayas a dormir
que no te guste el marisco
no te lo perdona ni el Papa Francisco.

poema

Un pellizquito cogido a mi ombligo

Le dije...no crezcas
Pero ella creció
Cada cumpleaños, las dos abrazadas,
soplando las velas..Secando los ojos..
¡ sonando los mocos!
A mi vida trajo... ¡Un mundo de color!
Diminuto paso ya dejaba huella
Cuando apenas era promesa de flor
Mi vida perfecta, no le pongo peros
Aunque le faltaba pequeño gorrión
Y con su llegada cerró la cancela
Mi sueño cumplido...mi niña nació
Si siembras cariños, recojes amor
Con mirada limpia su polen sembró
Llenó de cariño cada habitación
Mi casa impregnada, y en cada rincón ,
hay tantos momentos que flota su olor
Y ahora que ha crecido, abandona el nido
Mis ojos,
espejos donde se miró, quedarán mojados
Y me pone a prueba...cruza el océano
Quería volar lejos..., y lejos volo
Pero yo a mi amor, ya le puse alas
Y cuando ella llegue.., la estará esperando
Por más que se aleje quedará conmigo,
ese pellizquito cogido a mi ombligo
Le dije...
No crezcas, pero ella creció
Y se hizo tan grande, tan grande tan grande
Que su amor me estalla.., en el corazón

poema

Pacto de Difuntos

Siento las nueve
En el tiempo sin reloj,
Eran los ojos de tu lienzo
Puestos en su Rojo

¿Ardor, Humor u Dolor?

Su silueta albergó tus ojos,

¡Sus ángeles no son blancos!

Estrella inmóvil en el firmamento
Sin balcón de eterna luz,
Golpea mi sangre dormida
Y desnuda mi llama encendida,
De razón sabia y misteriosa.

Soy eterna poseedora de la clave
De nuestro pacto de difuntos,
Desde tu derribado tiempo
Y mi tiempo sin edades.

poema

O Fortuna

Templo
vuestras columnas se elevan,
y absorto se escucha cada palabra;
en tanto el incienso arde a los pies de los mortales.

Vuestra lira triunfal
transporta al espíritu
en una flota ágil de la mente y pensamiento.

Noble Pegaso
que en vuelo asciende al Olimpo,
en el estrecho conocimiento que escala al lenguaje
hacia el pacto mitológico.

Diáfano pincel ágil,
invasor del núcleo central al pecho
en veloz hecatombe grandiosa.

Recinto de aras
eneldos y lirios florecen,
como ofrendas de vuestros fecundados dones
que conforman la corona.

Dulce frente
mirada evidente, diáfana como el agua;
en la que brotan los rayos labrantíos
de los pilares festín del verbo.

Áureo esencial;
la poesía y el puerto del estímulo.
¡Oh Fortuna!

Dedicado al escritor Joel Fortunato Reyes Pérez
*

Fondo musical: Carl Orff- O fortuna

Enero 16, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.