Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

Te Ofrezco

Te comparto mi canto
entonando o destemplado.
Te doy mi caminar,
apresurado o lento.
Te ofrezco fresca mañana,
y ése trineo de mi ave favorita
con sus cien cantos.
Te doy su espíritu aguerrido,
y su libre espíritu.
Te regalo la quietud,
de mis momentos quedos
lo más recóndito de ellos.
Te ofrezco mis sueños de madrugada,
que son los mas ciertos que poseo.
Ésos, donde me entro
en los sitios más míos,
más sinceros;
los que nada profana
los que son Rocío.
Te doy mi mirada más clara,
la que habla al alma,
sin pronunciar palabra.
Te regalo mi risa,
la natural, la espontánea;
que surge en sencillez y locuras.
También mis lágrimas,
las puras y por qué no,
las amargas.
Te ofrezco mi pensar del día,
y sepas que te pienso,
que gozo de tu compañía.
Te doy mis manos,
que te atraigan y me abrasen,
que cojan mi cintura.
Te doy mis labios, en ellos besos,
en suavidad o delirio.

Te daría un poco más de Rocío,
sólo si tú lo quisieras.

poema

Amor de amores

Amor de amores
que permite
el fluir de palabras sublimes
donde el sentimiento
es rey del corazón
y dueño del tiempo.

Amor de amores
en banco abrazados
y decorado
de hermosas flores
donde soy tu aroma
y tú mi dulce fragancia.

María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
15/12/2016 Madrid. España.

poema

La Noche.

¡Qué enigma esconde la noche!

Que muerde el silencio del canto, de los gallos dormidos
limpiando culpas, de mentes torturadas por amor
susurrando deseos
encubriendo amores
trenzando sentimientos y dolores
atando corazones
levantando aromas caídas y quebrados gemidos
sonrojando las petrificadas alma, hurañas al amor.

¡Es un arcano la noche!

¡Porque todo lo bello se da en la penumbra
o porque la noche lo hace más bella!
Como los poemas
las pinturas
los desnudos
las sonrisas
las mejores fiestas
las reconciliaciones
los juramentos de amor….
o el beso esperado que busca la oscuridad, en los parpados cerrados.

¿Qué secreto tiene la umbría de la noche?

Que la tiniebla me habla del hombre y del universo
en mi carne y mente, dejándome vestido de duda en mi sangre
mordiendo la incomprensión de su filosofía y verso.

Poco sé de la sombra
como su color oscuros azulado, que ensombrece el día
nupcias que danzan en su oscuro marco
noche afable, de fogatas, promesas e inspiraciones.

Me parece que la noche sabe de mí
Y parece quererme
me cubre la conciencia con sus estrellas
me ilumina con su ojos aburelado mis ideas
me conforta para escribir en sus penumbras
los versos más bello, que no se plasma en el alba.

Tal vez la noche sea vida
que oculta toda la belleza en un hilo de luces, palabras y canto
y no la indecente que seduce al hombre
en su oscuro encanto.

¡Qué misterio tendrá la oscuridad!

Que tuve que esperar su sombra, que engrandece como un tul en oración
para decirle a mi amada que la amo
y oír a media luna su ¡Sí!
y envuelto en aire ensombrecido
su beso esperado de luna y canción.

Autor:

Leonardo Sarmhi.

Derechos Reservado
20 febrero 2017

poema

Pez volador

"¿Qué dosis de verdad puede soportar el hombre?"
NIETZSCHE

A vosotros me uno

Buscadores

Me asomaré al vacío

Atravesaré páramos de locura

Cabalgaré sobre las crestas de las olas

A vosotros me uno
aunque un abismo me contemple,
aunque me haga tan pequeña en las alturas
que nadie pueda verme,
aunque tiemble ante los perros salvajes
que habitan en mi sótano

Buscadores
A vosotros me uno
De cresta en cresta
seré un pez volador

poema

Resido con vos

Cesad la búsqueda debajo piedras,
en tan confusos esquemas de la mente;
a través de la estación que despunta el alba.

Resido con vos espíritu vivo
adentrada a la nota del medio día;
transitando libre vuelo,
desprendidas las hojas del álamo.

Profundizada la letra dedicada;
ligada a la indagación constante
del encendido corazón,
milenario ancestral.

Descúbrase en lo invisible
las formas múltiples de las memorias,
que transmiten en cada generación
sonidos de cuencos tibetanos.

Borrar el fuego de la llama
infinidad luminosa,
plisados mantos de eterna euforia.

Paginas tinta
luz plegarias y océanos;
manos floreciendo
y trazos formas abstraídos linaje índigo.

Resido con vos,
fragante entidad sustancia
que concedes la vida.
*

Febrero 17, 2017
Autor: Gabriela Ponce de León
-La Dama Azul-
© Derechos de autor

poema

Piel de arena

La cueva del peregrino, no es oscura
porque entran por agujeros las puntas de las estrellas
iluminando su sombra
al compás de la marea

La cueva blanca y serena, piedra blanda de silencios
y en los huecos el esconde las cartas del amor viejo

Cual serenata de amor, las abre ensimismado
y lo sorprende el sol y llora su amor fallado

La cueva del peregrino es todo piel, instrumento
con su pluma medio chueca, dibuja sueños y anhelos

En la cueva la nostalgia, toma café recalentado
y se queda igual dormido, soñando, siempre soñando

Pero si la luna llama, el grillo lo va despertar
le susurra al oído paz, amor y libertad

Él se refriega los ojos, piel de arena, se deshace
y trata de olvidarla, solo, con tinta y coraje

Él peregrino se asoma desde una ventanita
coligación, su manitos, su alma, su pesadez
renace puro y marchita
como poeta y miel

En la cueva, piel de arena, peregrino
de palabras danza su panza en palabras
se las sopla la marea, después lentamente
escribe poemas siempre poemas

Y cuando todos ya despiertan
les deja en los zapatitos
un regalo sin temor
un regalo bendecido
porque marco con su piel a un
poeta divino.

poema

EMBELESO EMBRIAGADOR... (Con arte digital)

EMBELESO EMBRIAGADOR

Te doy mi mirada más clara,
la que habla al alma,
sin pronunciar palabra.

Sólo
un suspiro
en el viento,
sólo
un recuerdo
olvidado.

Quise ser,
luz
que tu sendero alumbrara,
para guiarte a mí,
en cada oscuridad
de tu alma;
en toda madrugada
ser ese rayo de luz
que tu rostro alumbrara.

Hoy,
de ti,
tengo sed
amada
mía.

¡Deja tu mirada de recato!.

Esta noche
deja
surja,
¡lo que de ti palpita!.

Baja lentamente a una piel, que
en ansiedad te espera. Siente esa piel
tibia que se torna ardiente. Saborea,
dunas, prueba fuentes, busca hogueras.

También,
siento
lo que ésa mirada transmite;
íntima complicidad,
fervor, arranque.

Y lo mejor, conozco
el vigor de tus letras
el empuje en ellas.
Si en tu plaza
mis palomas
tuvieran nido,
no tendrían
que volar desorientadas.

Si tan sólo
en mis días
fueras sol,
mi frío
fuera
llama tal fogata.

Dando su alma sin reservas
a un ser que nunca vio.

Que sólo le transmitía,
su sentir, su pensar.

Pero que a él,
le llegaba
Hasta…
¡Hacerle estremecer!
…y anhelar ver esa mano
que aquellas letras plasmó.

poema

CLAUDICACION

Un breve susurrar de hojas en el alma
cuando el corazón pierde sus razones
y se aroma tendido al agua
bajo la flor de los nenúfares

Tiembla leve el pulso bajo el aire leve
Aletea suave el ala poderosa
Cerrado de silencio el viento
va gestando un tiempo de tormenta

Un guijarro cierto rompe la imagen blanca
de la luna sobre el río
El misterio de la luz emerge
flotando sobre la luna rota

Claudicando
nos plegamos ante el anuncio
bajo el peso entero de la tierra
Nos entregamos al amor
Omnipotente

Claudicando....