Portada

Poemas mejor votados desde Febrero 23

poema

Silvestre Mujer

Campesina amorosa de los vientos
en tu piel seca y hundida
queda el aroma de la madre tierra;
timonel, donde te nutres.
En tus faldas llevas
aroma de romero, maíz y cempasúchil.
Tus humildes sandalias
encaminan trozos de tierra mojada,
en tu trenza habita
el hilo de la vida misma.
Tu franco hablar le es íntimo
a mi memoria.
Madre del paraje y hortaliza;
hermana del jilguero,
canto, en eco de montaña.
Mujer silvestre, sabiduría de antaño,
compañera de la aurora,
amante del ocaso.
De tus manos honestas tomo mi alimento;
mi esencia se alberga
en el maná de tus senos.
Pulcra mirada, en ojos de miel.
Praderas doradas, guardianes de tu grandeza,
arropada en el silbido del viento.
Melodiosa voz de los cenzontles,
agua mansa que alivia mis pesares.
Tu sonrisa de amapola, regalo de tus labios,
alegría para mis girasoles.
Milpa fresca de mis recuerdos;
madre laboriosa y abnegada.
Mujer, alma de primavera,
alas de mariposa, en tu vuelo ésta el fruto
de mi esperanza.

poema

SOS MI MOMENTO PERFECTO DEL DÍA.

SOS MI MOMENTO PERFECTO DEL DÍA.

Sos mi momento perfecto
cuando llegas cada día,
después de horas de trabajo,
querés ver mis alegrías.
Sonrisa de oreja a oreja,
mis ojos iluminados,
sin palabras yo me quedo
cuando vos te has acercado,
para decirme algo bello
susurrando, muy bajito,
¡Qué mina relinda tengo!
y yo te doy un besito.

Sos mi dulce amanecer
mi luz en la oscuridad,
mi calor en los días fríos,
mi presente felicidad.
Las noches apasionadas
intensas entre tus brazos,
hacen que nos amemos más
sintiéndome en tu regazo.
Saboreando tus caricias
recorres todo mi cuerpo,
exploras cada rincón,
realidades son mis sueños.

AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
3/3/2021.

poema

La ardilla esquiva

Juguetona en lo alto come,
mira de soslayo y come.
La ardilla de mi niñez,
no le quiten el por qué.

Canción del bosque animado
sonatina bella niña
juegos de la ardilla esquiva
un río de alegres risas.

Ven, está la nuez del día.
Ven, pequeña, es tu comida
recupera seso airosa
guarda en tu casa la sobra.

Felicidad el mirarla
esquiva corre, se marcha
la llama, no marches "mija"
que conmigo estás bien salva.

Al no escuchar la llamada
sube al árbol y se escapa
y en una vuelta muy rápida
su cabeza muestra, es magia.

La niña manda un gran beso
hasta luego en otro tiempo
que los hombres sean buenos
y los árboles tu sueño.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
04/02/2021 Madrid. España.

poema

El cielo cerúleo

El cielo cerúleo se halla claro
la hora es tan íntima, natural,
y entre sus símbolos,
la magia de los labros
sutil entre las memorias del mundo.

Llena de signos,
los espacios recobran su lugar en el presente;
dónde la vida asciende en aquello que existe,
como un intervalo para recordar.

Un esplendor de luz al oriente
sobre los pasos de tarde,
como un emblema del día inmortal
que desemboca hacia el vasto océano.

Sopla un viento y recorre
los arbustos de la flor;
en tanto, las olas alegres entonan su voz
para la ceremonia del poema.

El cielo cerúleo se halla claro
invitando a la espuma a proseguir su camino;
y a los días más felices, que aún no llegan.

Marzo 3, 2021
© 2021 La Dama Azul, Gabriela Ponce de León. Todos los derechos reservados.

poema

Acrostico de mi nombre

ACROSTICO DE MI NOMBRE
EXOR MOLINA

Estervina me beso
Xiomara me acariciaba
Odalis me sorprendió
Rompiendome una quijada
Mira bien lo que te digo
Oye con el corazón
Lo malo de la pasión
Intentando hacer un nido
No es el beso que te den
Amas a tres estas perdido

EX MOLI COPYRIGHT

poema

Longevidad del Alma

Voy buscando paz,
voy encontrando caminos.
Lo que fue la deriva de un sueño,
el refugio de mil años perdidos,
los atardeceres de luz y las sombras
de recuerdos fugitivos.
Confiando en las letras despiertas,
en los oasis de alguna maleta,
en las inciertas canciones,
de algunas cuerdas inquietas.
Pescando suspiros en la noche,
y poder tocarte el alma,
son conjeturas de un sueño
navegando en esperanzas.
Al naufragio ,desvalido y vacío ,
pero llenando barcas,
y encontrando ese camino,
el escogido , por mi Señor,
para renacer de cualquier mañana
que llega y nunca acaba.
Pero en sed de conquista
No son cualquier cosa,
las almas de los poetas,
o las carcajadas de las almas,
en el eco de la nada,
en la larva pegada,
a la moribunda hoja muerta.

Y cada mariposa con sus alas,
emprende vuelos
de rosa en rosa,
de acuerdo con los suspiros,
donde el camino es infinito
mientras más sana se vuelven
las emociones cargadas.

Soltar un poco de equipaje,
me hará más liviano el viaje,
recordaré los olores,
recogere  varias flores,
llevare en el corazón cada momento
que mi piel eriso,
La nostalgia de hoy ,
será una puerta secreta,
y tras las lágrimas que dejó,
tras los recuerdos que preservó,
son sólo cuentos,
que harán recorrer mi sendero,
tiempo al tiempo,
latido tras latido,
lo compartido nada quiebra
el sentimiento sincero
ni desprenderá el equipaje viejo
de todo aquello
que hoy le llamamos consejos,
porque llegaremos , ya llegaremos,a ser viejos

poema

Íntimos recovecos

Un largo viaje termina,
estación del monte querido
y añorado.
Mi larga vida
sin ti y contigo.
Mi existencia feliz
y bellos años vividos,
ellos, yo y conmigo.

Voy en el tren del sosiego
no estás y no tengo frío.
Asomada a la ventana
veo como corren los árboles,
como pasa el tiempo rápido
y tengo miedo,
miedo a llegar y no verlos,
mis amores eternos.

Abro el cristal y respiro hondo,
lleno mis pulmones de aire puro
y exhalo el humo negro
de mis íntimos recovecos.
Todo exultante de paz
lo pedí y lo obtengo.
Llego al final de mi tiempo.
¡Cuán feliz me siento!

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
05/03/2021 España.

poema

MUJER ERES AVE SOÑADORA (Jotabé decasílabo)

Mujer eres ave soñadora,
de la vida, sublime pintora.

Con coraje tú enfrentas la vida,
con entrega y pasión desmedida;
del jardín su rosa preferida:
musa, sabiduría escondida.

Jamás dejes que corten tus alas
y despliega segura tus galas.

Eres madre, hermana, profesora...
De inmensa ternura vas vestida,
belleza a nuestro mundo tu instalas.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados