Portada

Poemas mejor votados desde Noviembre 10

poema

La elegía de un poeta.

LA ELEGÍA DE UN POETA.
______________

Por la hendidura de una hoja inquieta
se deslizaba la pena de un poeta
entonando una triste melodía
cubrió la fronda de melancolía:

¡ Oh nívea flor !

-Yo dormía con la lira de tus besos
en una montaña de tulipanes que suspiraban versos,
junto al cielo encarnado de rosas
me cubrías de flores y prosas-

-Eras mi ternura
capullo de mis besos, en tus ojos mi alma fue blancura,
y la borrasca de mi piel en tu venerada flor
al alba sereno ardor-

-Fui en tu piel monasterio
remanso perdido en tu misterio,
brasa en la sonrisa de tu fruto ardiente
enrojecida alma en el crisol de tu amor candente-

-Acariciaste mi alma endurecida
con la miel de tu mirada enardecida
y durmieron mis anhelos con los tuyos abrazados
en un lecho de gemidos cansados-

-Y fueron tus deseos marea en mi río
rebasaste mis emociones al desvarío,
hiciste de mi piel tu nido, y en esa guarida tus ganas crecía
y mojadas en mis manos amanecía-

¡ Pronto !

El canto triste del poeta tocó el atrio del universo
en una noche adolorida que despertó al verso.

Acongojado el espíritu del poema, exclamó:

¡ Oh edificador de hermosas palabras !

-He oído la elegía
que brota de tu alma con el llanto de tu poesía,
desgarrar al viento
con la amargura de tu sentimiento-

El poeta sorprendido, respondió:

-Amado verso, espíritu de mi culta lira
mi canto tiene la decepción que la flor respira,
la pena del monte sin consuelo
por ausencia de sus aves en vuelo-

El verso apenado al escuchar al bardo, dijo:

-Grandioso soñador
seguid cantando tus penas al desamor,
contadme la ausencia de la calma
que lacera el hondo de tu alma-

Y, el poeta, continúo su camino por la mustia hoja
cantando la perfidia, que a su alma de pena deshoja.

¡ Mi alteza
me quemais el alma una inmensa tristeza
contadme la verdad de tu felonía
si me amabais porqué de tu lejanía !

-Soltaste mis manos en una noche dolorosa
refugiándote en una mala hierba espinosa,
sollozando la rosa despechada me sonreía
con la sonrisa de tu alma que ya no existía-

-Intente olvidarte de espalda al olvido
arrojando tus miradas con mi llanto herido,
sonriéndole al presente con sonrisas del pasado
y comprendí que una noche sin ti, es un futuro añorado-

-Y volviste, huyendo del vil pasado
buscando tu amor dejado,
y mi doliente alma procuraba amar
un amor sin nombre, ni rostro a quién recordar-

-Te busque y tu camino era dolor
tus pasos espinosos herían mi amor,
y se escondieron tus lágrimas entre las secas flores
como mariposa moribunda, que esconde en el luto sus dolores-

-Ahora, solo tengo tus besos sembrados en mi mente
que en mis lunas tristes mis labios las hace presente,
me quede amando tu volver
y aun te espero, con el amor más hermoso que me dio tu ayer-

¡ De pronto !

Se agrieto el cielo
y el templo de la poesía se abrió a través del velo,
Y llovieron rosas
suspiros y lágrimas rojas.

Más, el poeta con las manos en alto
mirando el infinito, sollozando exclamó:

¡ -Oh divina poesía, esto es mi cadalso
condenado sin cabeza, me ahorca un amor falso,
y el desengaño que tala
las venas de mi alma, que desangrando su vida exhala- !

¡ Cuando de pronto !

Descendió el verso de una dorada águila en vuelo
con lágrimas de lirio en sus azules ojos cielo,
abrazo y puso una guirnalda al poeta que lloraba su pena
y cantando se perdieron por la lira de una quena.
__________________

Derechos Reservados del Autor.
Leonardo Sarmiento López.
12 de noviembre del 2020.
Lima – Perú.

poema

Y se aman

Se aman,
en el recoveco
de los sentidos,
en la pasividad
del río, en el ojo fijo
de la salamandra;
y en la mirada sabia
del olmo.
Prometen amarse
más allá de dónde termina
el horizonte,
amarse en lo blando
de la nube,
en la tibieza de la espuma
del mar,
en lo espeso de los sueños,
y en el grosor
del viento.
Amarse en la lentitud de la luz,
en el desvelo de Morfeo,
en la sonrisa del aura
y complicidad de la noche.
Se aman,
en el recuerdo
de la mala memoria,
en el silencio del grito;
y se seguirán amando
en la banalidad del tiempo.

poema

Esta noche vengo triste

Esta noche vengo triste
vengo desahogando el Alma.
Esta noche vengo triste
pues no encuentro tu mirada
se perdió entre los mares
no se sabe donde anda.
Esta noche vengo triste
Porque no encuentro tu amor
y esos ojos tan hermosos
dejan todo mi dolor.
Esta noche vengo triste
mira bien lo que me pasa
me tienes loca perdía
y a mi corazón traspasa.

poema

Destino final.

El viento sopla flemático,
riza la faz del azul océano
y despeina el quieto andar del agua capilar,
dulce estación de la brisa perfumada
que arrebata el sueño simple y silencioso
con sus transparentes alas
de aquella gota en silenciosa tonada,
ya en el horizonte se divisa
el atuendo de pecho hendido
donde su cuerpo jamás avanza,
engaña el aula de la gaviota
en su aparente caminar
de terso impulso,
madura en la estancia del ventarrón
cree subir hasta el cielo
en el patio ruidoso de su gruño armónico,
la espuma huida aguarda
los copitos y cálamos blancos
que con furia arrastran
la arena con la mitad de su alma,
jamás retorna por su víctima
para evitar residuos de su alma,
fastidiada, cansada y abatida
la ola cede a su avara realidad
el tiempo se borra en su destino final.

poema

INEVITABLE...

Somos semilla fértil que los dioses esparcen
y aunque hemos nacido sin arrugas en la frente,
la vida nos va poniendo serios.
Dejamos de saltar en la cuerda como niños,
cuando recordamos que tenemos que pagar las cuentas.

Somos cual vino añejo y brotamos de las uvas
cuando vamos acumulando horas en el vacío.
Nos abandonamos en los instantes muertos
y retrocedemos los relojes en el tiempo,
como sustancia inevitable o musgo subterráneo.

Hemos crecido fuertes gravitando en la vida,
encadenando el silencio con cítaras de nieve.
Y un día, de esos de lluvia y viento,
nos limpiamos los ojos en el río que corre
y el peso de los años
nos empuja
a otro nido.

poema

Justo aquí, justo ahora

Me canse de palabras,
en la oscuridad de mi relato
justo aquí,
justo ahora,
frente a todos,
quiero jugar,
me rio del mundo en que te escondes
y bendigo las trampas jamás soñadas
hechizas por la oscilación de tu cuerpo,
no pido continuar tus excusas,
solo quiero sentir mis ganas de conflagración
justo aquí, justo ahora
no deseo competir,
siempre perderé mi demencia lógica,
aunque se mi señor
esta cruzada de sudorosa piel
y seducción de mis labios con el veneno
de mis desgarradas uñas…habrá un único sometido,
solo te saneara la detonación
de mis versos más agónicos...en tu ser,
junto aquí,
justo ahora,
espero aquí, espero ahora,
soy tu esclava misteriosa.

poema

Déjame intentar

Déjame intentar...

Dejame intentar escribirle a tu corazón
y decirte mujer, que es linda tu alma.
Que no importa el ayer, vive el presente
y no te desveles, por que el mañana ya viene.

El mañana ya viene...

Dejame intentar, dibujar en el sol,
una linda sonrisa que ilumine tus días.
Y si en tu rostro... pudiera pintar, desde tu corazón, pondría los colores,
pintaría en él, la felicidad.

La felicidad te daría...

Y si intentar pudiera, brindarte la paz,
que viene de Dios, recibela niña.
No busco mi bien más el tuyo quiero,
aunque no sepa el por qué, mi Dios solo sabe.
Mi Dios solo sabe...

Dejame intentar, extenderte mis brazos,
con amor universal, envolverte yo quiero.
Y si quieres también, podré tu alma tocar
con la luz divina que viene del cielo.

poema

Me encantas.

De tì; todo me encanta,
tus manos, tus ojos, tu espalda,
me encantas de los pies a la cabeza,
de arriiba abajo y viceversa.
Tus hombros, tu espacio y,
tus labios
tu cuerpo esbelto, llano y ralo
Me encantas porque para cubrirlo tengo los besos exactos
por que encajas perfecto con mis brazos,
De tì, todo me encanta,
tus gestos, tu risa y tu mirada
Me encantas cuando hablas
Y cuando no dices nada.
Me gustas vestida,
desnuda o descalza,
cuando estas conmigo
o cuando estas lejana,
simple y sencillamente...
me encantas.