Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

Cielo y horizonte

Tú y yo fuimos beso,
de mar y horizonte
que la vista ambiciona,
unir en la distancia.
Fuimos, Sol y Luna,
que se dieron rayos de vida,
en sueños y deseos.
Más, quedamos ligados
a raíz y cimiento.
Fuimos, cómplices del viento
acarreando te quiero.
Tú y yo fuimos locura,
frenesí, tormenta;
de la más sana y pura.
Que hizo feliz al desconsuelo,
y estremeció los cuerpos.
Fuimos, nulidad, integridad
sepultada, condenada
al silencio.
Tú y yo, somos horizonte y cielo,
de azules brazos estirados
que se tocan en vano.
Somos, llanto en ojos secos
de anhelos recortados
y muerto amor a destiempo.
Fuimos nada, más fuimos todo...

poema

BAKHITA, PURO AMOR.

BAKHITA, PURO AMOR.

Santa esclava sudanesa
en su infancia secuestrada,
llamada por los negreros
Bakhita, "la afortunada".

Buena parte de su vida,
torturada y humillada,
por la familia Michieli
fue querida y bien tratada.

Cuidó de Mimmina Michieli,
hija de su nuevo patrón,
entregando su cariño
solamente con puro amor.

En su interior sintió siempre
a alguien que le acompañaba,
era Cristo Nuestro Señor,
al cual "patrón" le llamaba.

Decidió ser bautizada
convirtiéndose en cristiana.
Quiso recibir los votos
haciéndose canosiana.

Entregada a sus labores
por el más necesitado,
le daba amor verdadero,
como a su Enamorado.

El Papa San Juan Pablo II
en Roma la canonizó,
a Josefina Bakhita
por su sencillo corazón.

El 8 de febrero es
la festividad de Bakhita,
celebrado con devoción
a la Madre Morenita.

Santa Patrona de Sudán,
gracias por darnos tanto amor,
siendo nuestro ejemplo a seguir
recibamos tu bendición.

AUTORA: ALMAR.
DERECHOS RESERVADOS.
22/4/2017.

poema

¡Hay que ver cómo es el alma del poeta!

¡Hay que ver cómo es el
alma del poeta…!
______________

Para todos mis amigos, poetisas
y poetas de Poematrix.
______________

Existe una cierta melancolía
enredada en el iris de mis ojos
-como una bruma que flota sobre el
aura de su luz-, cuando me miro al
espejo roto por el tiempo, y veo
que mi sonrisa es sólo un esbozo –una
mueca triste-, que se agarra como un
náufrago a mis labios… y el cutis de
mi rostro está mustio, porque le falta
la alegría y el coraje que perdí.

El techo y las paredes de mi casa
me conocen, y me escuchan en silencio
cuando hablo y lloro a solas por la noche…
Mis libros y poemas están mojados
por mi llanto… y hasta los claveles se
abrazan a las dalias y a las rosas
para ofrecerme el brillo y la luz de
sus colores, cuando me ven paseando
por los senderos de mi jardín.

Y sin embargo hay momentos en que mi
alma me pide que retome aquella
gracia que irradiaba, aquel torrente de
alegría -las ganas de vivir-…
que me deshaga de los lazos que me
atan, que rompa las paredes de mi
cuarto… que me abrace a la luz que brilla…,
que tire las penas que me agobian …
que vuelva a ser aquel hombre alegre y
divertido que fui…

Y me lleno de optimismo, y cojo mi
coche y me voy a dar una vuelta con
mi esposa y mis amigos, como lo hice
ayer, por la montaña del Montseny,
para sentirme libre y respirar
profundo y recobrar la alegría y
las ganas de vivir…

Sentado al pie de una colina,
me hice un traje de hinojos y amapolas,
y le compré el trino y las alas a un
vistoso colibrí, para volar
cantando por las flores de los cardos
y beber agua del arroyo… y me
rocié la frente con las perlas de su
espuma y miré el cielo luminoso…
Mi espíritu se expandió por los cerros
y los valles, y mi corazón cantó
el Himno a la Alegría. Mi pecho se
me inflamó por completo y mis ojos
volvieron a brillar de nuevo…
¡Me dieron ganas de amar como nunca
había sentido y de volar como
las primillas y las golondrinas…
hasta reventar de felicidad
y gozo…!

¡Hay que ver cómo es el alma del poeta,
que a veces llora y se oscurece como
los días de enero, como las noches
sin luna, como una vida sin cariño
y sin consuelo…
y otras, brilla y ríe y se llena de
luz y alegría, como el campo verde
y florecido, que reluce como
el oro, en esta eclosión de aromas
y colores que nos brinda el mes de abril,
como el presente de su mejor tesoro!

Autor: Francisco López Delgado.
Todos los derechos reservados.

poema

BENEVOLENCIA INTEMPERANTE... (Con collage mixto digital)

BENEVOLENCIA INTEMPERANTE

Retiene en vano débil la presa fuerte,
en las pupilas su decadencia fiera,
en cuanto espera porque alumbrarle,
y que fulgure con ella la misma lumbre.
¡Por el íntimo suspiro las primas claridades!.

El ideal me abruma y me consume,
todo el frasco llueve y rebosa,
envejecido en la hoguera enrojezco,
del presente inseguro bien vale una vida,
la protesta vana que perdió el seso.

La fragancia escancia una melodía,
el recuerdo implora ya mi vida,
de la atracción divina que me lo niega.
Entre las consonantes diminuto.
¡Al alfa y omega debo el cautiverio!.

En las cosas mi frente se anega y muere,
humedeciendo al tiempo mis viejas lunas.
La vida de rosa se viste con mi gris.
¡No, la soledad amarga!. ¡No, sola, es amargor!.
¡Y de esas mieles no abejo salado!.

Amorosa sombra el rumor es transparente.
¡No vayas!. El prado es azul y rojo. ¡Hoy!.
Las miradas indiferentes solo esquivan.
¡Ya lo tendrán en sus platos mañana!.
El olvido es la pendiente y su fuente.

En el retorno palpitante hay ovejas y abejas,
y en el corazón sólo lobos y buitres.
El viento ennegrecido solo se alimenta.
¡Del polvo de la más mínima consciencia yerta!.
La arena es pura nieve en cuarentena.

El candor solo busca su ignorancia,
entre la misma sed del agua seca.
Al sepulcro descendiendo que va muriendo.
¡Ninguno es culpable!. Sólo ellos lo son.
¡Allá la luna pide limosna a la estrella!.

¡Sí,Si !. El misterio de la vida han resuelto.
Sin ellos, el mismo cosmos no se mueve.
¡El humo se avergüenza de su fuego !.
Ya el plátano habla del higo y olivo.
¡Por el vigor de tanto cobarde abundante!.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ.

poema

Ella, mi Saudade

ELLA, MI SAUDADE
-----------------------------------------------

Nubes tronadas
abrazas mi tristeza
cantas a mi alteza
como zorzal a las hadas.

Ella mi amor
su aroma discurrió
no sé como ocurrió
ahora su ausencia es mi clamor.

Mi piel en soledad
dolor mis sentimientos
me agobia los pensamientos
se aleja mi tranquilidad.

¡ Saudade ¡

No quiero dejar de sentir
el frescor de mi alma herida
la felicidad maldecida
el sufrir por ella, aunque tenga que morir.

Mi corazón es lira
la tristeza disiparé
al mundo con mis recuerdos iluminaré
acortando la lejanía, que tus recuerdos me inspira.

¡ Señor ¡

Mis ojos en quebranto
falaz tragedia que se mueve
La bufona nube que llueve
abajo el sufrido en llanto.

El cielo de enojo, sorprendido
de gris el horizonte
sobre la cima de un monte
se halla la desnuda emoción, de un deprimido.

¡ Dios mío ¡

Destino, error, fatalismo
no lo sé, pero mi dolor por ella, me sosiega
mi gran amor no me ciega.
si cruzar por ella es abrazarla, no me importa el abismo.

De la tristeza, no me alejes
mi sufrir por ella es mi aliento herido
su ausencia la lumbre de mi amor perdido
no quiero irme con el oscuro olvido, Señor, no me dejes.

----------------------------------------------------

Leonardo Sarmhi.

18 de abril 2017
Derechos Reservados del Autor.
Lima – Perú.

poema

Tormenta

Risotadas, dorados rayos, tormenta
dosel magnifico de los cielos
pestífera humedad, sus cuerpos
espíritus encontrados, escondidos
en un promontorio hueco de maderas y sin techo

Áridos dedos fríos, su mano
como en la tierra, el meñique se frenó
pero el índice empujó

Las risas son besos tiernos
éxtasis desfilan, ya solo dos cuerpos
tormenta y despojo, como león y leona
bajo el cielo enfurecido
un lazo de un conjunto, tormenta
amor y delirio.

poema

EL LLANTO

Es la amarga gota
Que Pone el velo a la sonrisa
Cuando el alma yace rota

Es el grito de los mortales
Donde el eco salpica
Cuando recorre los zarzales

Compañero del duelo
Que conduce la barca
Cuando se oscurece el cielo

Es la tristeza revelada
A través del reflejo
De la apagada mirada

Es el fúnebre cortejo
Que enluta la vida
Empañando su espejo

Autor ( Osler Detourniel )

DERECHOS RESERVADOS

20/4/17

poema

En un pestañeo

Cinco noches y un solo suspiro
cinco tazas, desayunos dormidos
cinco remeras remendadas y manchadas de acuarelas
cinco cucharitas del café con leche que mamá servía
y ella con hambre dormía

Abrir y cerrar los ojos, y en ese pestañeo
estambros, títeres quedaron
silencio en el aire...
olores a entierro...
a lenguas extrañas, nadie puede verlos

Negros designios del veneno humano
las damas mas ricas con joyas muy caras
seleccionan cabezas, más rubios, más sanos
como seleccionar naranjas jugosas

Su madre miraba, ya era fantasma
moría mil veces, cinco lagrimitas
sobre sus cabezas, son míos, no toquen
son míos los cinco

"Sangre de mi sangre", dijo "ya estoy muerta"
pero nadie oía la voz aquel día

Doce, diez, ocho, cuatro y Pedro
bebé durmiendo, en manos muy frías y lengua cortada
falsedad osadía, no estaba la teta
solo un frasco frío
acostúmbrate niño

El cuervo graznaba, rodeando cabezas
corbata y sombrero, niñas al instituto
los otros adoptados

Anabela, la mayor de los hermanos
llevaba su equipaje, las fotos de mamá y la mantita aterciopelada
un tesoro que su mama tejió en su cumpleaños

Pues las damas dijeron "todo es basura"
"tiren los harapos santos"
despojaron a los niños de sus recuerdos
ya empezaban a ser humanos

Anabela se escapó al poco tiempo
a veces se la ve deambular, perdida
se sienta en la plaza y sueña con juntar a sus hermanos
en una casa grande
en un cobijo eterno

Pero nadie la ve, nadie la acaricia, nadie...
es roca ahora, sabe que hay que seleccionar las naranjas
y que exprimieron sus jugos y derramaron sangre de cinco jugosas naranjas
su sangre ahora está contaminada.