Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

ME EXTRAÑAS.

Te extraño porque me extrañas,
porque fuiste para mí
agua fresca que bebí,
torrente de las montañas,
amor que llegas y bañas
de luces mi oscuridad,
amor sincero, verdad,
pasión de la juventud,
remanso, paz y quietud
en horas de soledad.

No me pidan que me olvide
de aquel amor; el primero,
fue como potro cerrero
que veloz carrera pide,
amor que no se divide
a pesar de fuertes vientos,
amor que fraguó cimientos
profundos y poderosos,
dejó recuerdos hermosos,
amor de únicos momentos.

Me extrañas porque regué
vida en tu árido huerto,
porque fuí seguro puerto
el día en que me acerqué
a tu orilla y te brindé
un cabo que pudo atar
tu barca que al naufragar
vagaba en la soledad;
me extrañas y en mi verdad
conjugaste el verbo amar.

poema

Ella quería ser Amada

Ella NO quería ser deseada, ella quería ser amada,
quizá por eso fue que él la conquistó,
porque él jamás la vio como un objeto sexual,
él vio lo que ningún otro hombre vio en ella,
vio a la mujer que se escondía detrás de un atractivo trasero
y de un par de pechos perfectos.

Vio a la mujer luchadora a la mujer trabajadora,
aquella que a pesar de las dificultades y problemas
siempre encontró la forma de salir adelante.

Vio a la mujer verdadera
y no a la falsa creada por envidia irónicamente de otras mujeres,
celosas, resentidas, disgustadas, que piensan que los logros
se pueden alcanzar solamente con seducciones.

Ella NO quería ser deseada, ella quería ser amada
quizá por eso fue que se enamoraron,
porque el vio todas las virtudes que poseía,
vio a la mujer que jamás se acobardó ante nada
y aunque sola siempre salió adelante.

Ella quería ser amada,
él empezó a llenar sus días con poesía,
él le decía “linda”
ella se sentía llena de amor, él la conquistó, ella de él se enamoró.

Autor. Jaime Mauricio.

poema

POR MIS MUSLOS

Me gusta
la osadía que
me brinda tu voz,
la atrevida
audacia de tu mirar,
el misterio
que encierra tu boca,
el beneficio
que ganan tus dedos,
cuando desnudas
mi delirio
y se dislocan
mis limites con el
paseo de tu lengua,
mis quejidos se deshilachan
con tu gemir mudo,
encajas mi nombre
en el blanco suspiro,
y se hace intenso
el calor que se
extingue…,
¡ Por Mis Muslos !

SIBY

poema

Agua

AGUA
(Siglema 575)
(Poesía minimalista)
----

Artífice eres
fórmula que usa Dios
madre de vida

Gallardo pincel
que en torrentes esculpen
el río y la sed

Ufana en el mar
rebelde en la lluvia
lágrima triste

Azar bipolar
Concubina del sauce
Juez de Narciso

----
Jorge Alfonso Ruiz Galindo
(Poeta Gotzon)

Este poema fue seleccionado y publicado en la antología "Di lo que quieres decir 2018 Siglema 575" Puerto Rico

poema

Donante

Soy donante, derramada en un plató veterano.
La caligrafía de un drama altisonante, goteando
el matiz de un alma que sólo escribe en braille.

Y por eso me recogo en niñas de ojos
con un verde negligido que quiso entregar
almidón y caricia para este latifundio de rastrojos.

Me replanto en la sonrisa anémica del firmamento:
me proyecto como cine mudo de una médula extinguida,
me escarbo para renacerme antes de otra vida.

Me hago siamesa del viento:
en los pálidos páramos de mejillas leucémicas,
como lazarillo de calles de venas sin dueño.

Tengo la vocación de abrazar y traspasar.
Como lámina, como auréola en patíbulos siniestros.
Para que se oigan los acordes samaritanos, yuxtapuestos.

Soy donante, al dar me soy tu lamento.
Y luego vivo más en tí: en derribo de la metástasis de tu aliento.
Soy extracto de florecerme en tu existir.

Y en él saberme morir para seguir viviendo.

poema

TERNURA

Tu brillo muchacha se acerco a mi vida
Me gritó.. ¡ Presente !, ofreció su Amor,
¡ Te busqué en el mundo, casi enloquecida !
Dijiste en susurro..., envuelta en candor.

Dolores, angustias, fracasos, maltratos
Traías de alforja como posesión,
Perfumé tus horas, cambié aquél retrato
Que sumaba penas, a tu corazón.

No temas mi niña, los años enseñan
También yo de ellos, lecciones tomé
Errores, ocasos, penurias, desdeñan
Caminos errados a un lado dejé.

Se abrieron mis brazos, ofrecí mi pecho
Te estruje con fuerza, puse mi Pasión,
Sentí tus latidos, ansiosos, deshechos
Escuché los gritos de tu corazón.

Dejaste mi Tarde bañada en aromas
Tu esencia Sublime, perfumo mi piel,
Aquellas palabras sin puntos ni comas
Dejaban tras de ambos, caminos de hiel.

Después en la Noche con su clara Luna
Tu cuerpo y el mio se abrieron en flor,
Estrellas brillantes, como otras ninguna
Vistieron de fiesta.., ¡ A ese, nuestro Amor !.

PLATINO

poema

Yo ya no compito y menos comparto

No tengo nada nuevo que pueda ofrecerte,
nada que esté a la altura de tanta belleza,
no tengo ocurrencias con que entretenerte,
ni tengo mansiones, ni grandes riquezas.

Las musas al verte no quieren venir,
tu sola presencia les genera dudas,
y buscan las puertas por donde salir,
y al marchar me ofrecen el beso de Judas.

Y busco y rebusco en mí poca memoria,
la tranquilidad me ha hecho un ser más bien vago,
ya no necesito subirme a la noria,
ni rezar al cristo de la cruz y los clavos.

Te tengo a mi lado y eso es suficiente,
soy feliz con eso y no crean que es poco,
besos y caricias aplacan mi mente,
ya enterré las noches de mis años locos.

Tal como me ofrezco tienes que aceptarme
cuerpo de león, rabo de lagarto,
por diez mil motivos no debes cambiarme.
Yo ya no compito y menos comparto.

poema

Manantial

Entre acorde y acorde
son cortejadas las piedras azures;
dejando su rastro melodía,
bajo la ruta do los pies descansan.

La recta de dones;
un exceso barroco de intimo desvivo,
con piezas coronadas en guirnaldas
llenado el silencio del mundo.

Dadivas tintineantes encontradas,
incrustadas en el destello
que induce la tarde,
colmada de una línea de paz.

Al final del sendero
anuncia impreso un sediento apéndice,
bajo el claro de vuestro rostro verdadero.

En el curso,
la contemplación oceánica
y el jubileo,
un aliento que cubre el cielo
sobre versos campanillas.

¡Victorioso manantial!
que en su mirada, se cifra sigilosa
la señal del pensamiento.

Travesía cautiva de agua viva,
que designa la voluntad origen
del orden íntimo de dos miradas.

Baile líquido,
dónde insiste vivir todo poema,
por devorar el asombro,
convocando un espíritu lleno.

¡Oh jubilo!
Sinapsis legible
acertando en la gracia rebosante,
que contempla gota a gota
la grandeza de vuestra Creación.
*

Marzo 20, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.