Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

RECALESCENCIA (Experimental filosófico) ==Con Doble estéquedon==

RECALESCENCIA
(Experimental filosófico)
==Con Doble estéquedon==

Las hojas se retuercen.
Aquí estás y debes andar,
hacia los vidrios,
caminar como el agua absorta,
acero, hierro, fuego fiel,
por el torcido cauce,
altos y bajos grados,
por los muros rojos, y a deshora.
Como pequeños vástagos endurecidos. ¡Escucha!.
Los vidrios se quiebran, se tambalean los árboles de violenta emoción.
Me dicen, hijo, hemos quemado el último día.
Hacia la noche. El viento de fanáticos y mercaderes,
fluye en más de una dirección, con sus cinco dedos extendidos,
como en los montes que no han nacido,
con el vibrar de los aires y el vivir de los sueños.
BOR……....SOÑ
RAS……....ADO
CAS…..…..RAS
Vida y muerte, luz y oscuridad,
en la interior eternidad, pacífica y alegre,
como una campestre soledad la ofrece,
y no sabe despachar al polvo diligente,
sin sentido, que si lo tiene. ¡Y vaya que sí!.
Allí, pues, a la vista no se esconde,
ni pestaña parpadeando, ni aire respirando.
Algunos de los sufrimientos son:
es difícil decir la verdad;
que no puede tocarte ahora.
PUN……….VAL
ZAN……….IEN
TES……….TES
Pues sólo tenemos el tiempo presente,
que no tiene dinero para comprar,
ni un segundo más del que le corresponde.
Comida somos, con ruegos y oraciones, o sin ellos,
criaturas sin ropa de verdor salvaje,
de arcilla roja, que respiro una vez,
en señales de humo,
del fuego que se apresura a recibir.
Por el esfuerzo largo y torcido.
Creyendo ser ramas,
que se desprenden con dificultad.
Esperando, en cualquier paraíso,
resplandecer de nuevo.

poema

Sé volverás

Volverás cual golondrina
atravesando los cielos
en busca calor y nido
como invierno que se arropa
en primavera, así volverás.
Regresarás pues la distancia
te duele tanto o más que a mí
tú, en tierras ajenas,
extrañas tus palmas y tu sol.
Dejarás los granizos y la nieve
para sumergir en tibia arena
tus píes,
Cruzarás montañas
blanquecinas, para inhalar
pinos y flores silvestres
y verás que en tu jardín
ya florecen:
jazmines, rosas, lirios.
No tendrás que imaginar
el canto de las aves
ya no escucharás el canto
del silencio,
sólo si lo deseas.
Ya no te abrazará el frío glacial
a cambio, tendrás el abrigo
y el calor de mi sol;
su encanto y calidez
y todo sombrío recuerdo olvidarás.
Porque mis brazos esperan,
porque tu sonrisa anhelo
Paloma sé, que volverás.

A ti hija...

poema

ELEGIDOS...

Me han dicho que en otra vida,
Reina la paz y el amor;
Que es una vida mejor,
Que es la dicha merecida.
Eres persona escogida,
Por tu fé; tu devoción,
Por toda esa buena acción
En tu vida terrenal...
Tienes un trato especial;
En completa comunión.

Y yo me pregunto; ¿Quién?
Llevó esa vida perfecta,
Sin odios y sin protesta;
Todo el tiempo haciendo el bien.
Serán muchos los que estén
En ese juicio final;
Hasta que el Juez Celestial
Con su justicia divina...
Decida con mano fina
Quien va a cruzar el umbral.

Porque de la vida en cierto,
Aquí nadie sabe nada,
La vida es una jornada
Bien dura para este huerto.
Cultivos de amor incierto,
De envidia, de hipocresía,
De falsedad y felonía;
El gran Juez que decidió...
De seguro que escogió
Con justicia y maestría.

¡Y me arrepiento Señor!
Es esa la frase clave;
Dicen que es esa, la llave
Que te lleva al Creador.
Con tanto odio y rencor
Que vive la humanidad,
Con tanta desigualdad,
Tanto daño; tanta muerte...
¿Sólo de inclinar la frente,
Obtienes la libertad?.

En la Viña del Señor,
Hay de todo...Y a escoger,
Es difícil suponer
Quien ha de ser el mejor.
Pero si es un honor,
El ahora y el mañana,
Que en tu alma siempre sana
Prevalezca la bondad...
La justicia, la hermandad,
Muestra de grandeza humana.

poema

"The earth without art is just “eh.”"

18 años
experimentando con las palabras,
y mientras más leo
más falta.

Nico Scepanovic

poema

ENCELDAMIENTO REDUNDANTE... (Neosurrealista experimental)

ENCELDAMIENTO REDUNDANTE
(Neosurrealista experimental)

Escapa escapa, escapa mucho más,
que las hojas de la mañana en los higos,
y enciérrate entre venados azules.
Si no, el avión pensará mal del eclipse,
en la pesada pierna de hormiga vieja.

El miserere más alegre, ya no duele con sus ondas dentadas,
que jamás escuché, pues te miraba, la piel entre lagunas.
Dispara ya, y abrázame, con la hidráulica ligero,
que estoy dispuesto a no ser banalmente perfecto,
porque el recuerdo se difunde perenne con su raro aroma,
de suicidio de rayos y turgencia, pues ardería el tema lejos,
de suspiros, impresentable, descuidado, sin atañerle,
y se hundirá con el gabinete. ¡No tiene, miedo!.
Ni de las oblicuas tubas estupefactas, del amor, sin espíritu de vida,
en donde ha sido el grito de la bestia hirsuta,
en la cóncava gruta los talados cedros con soledad sonora,
qué insensata y agónica está la tarde, con su horrible tempestad,
que eternamente perturba, dorando la mente,
con acentos de venganza, lo sé muy bien, sorprendiéndole astuta,
con sus amantes lazos, candados, y números engañosos.

Es por el pálido grito,
cuando el cuaderno huyó con la cadena,
y las condenadas arañas dormían,
abajo del primer viento de piedra,
del paralelo violeta hecho de fango.

Ya es más fiel que su litósfera pervertida, que amargó la vida,
enrojecida en condición rufiana, unida al plomo, entrelazada,
en la polifonía del oleaje, sin garantía ni fiereza, blanda,
que en la concha rompe del ábside románico, las uñas.
Gracias por ese amén, con franquicia barata dulce,
que despertó nerviosos a los hematíes, rosas,
estancándose la super bóveda del aljibe,
en jóvenes cadáveres, por la inductancia,
del televisor, con tanto veneno y golpe.
-tantas veces compuesto con sal y astillado-
Las nueces hemos de verlas grácil gris fácil,
Al danzar sobre las penas del tejado, y el tejón,
puestos con abierta herida entre bauxita,
y el empeño de hacer que la brújula se agote,
con la ventana del vacío significado que sueña.

No se matan, están sobre el armario. No la toques,
que lloverá en la estepa y los frascos frescos.
¡Cuántas diatomeas hoy se enamoran!.
Del sagrado destino de una piedra,
y besan al rocío con liras.

¡Ya saldrán mañana a flote en los pasillos mudos!. Y los sueños,
en flor de cereza, con la muerte, por el brocal tejido de polvos,
poblados de hojas amarillas, y nadie viene a quemarlas.
Pues olía a viejas historias, y tampoco importa ya,
que nada del jugo en otoño sea dicho lento,
de la terraza con espuelas, ni de la tierra,
galeria de cristal donde el sol es invierno,
y se acurruca como un gato nada en sábado,
por incendiar el cuarto de los trastes y seguir,
en lo oscuro, que llaman llanto por ahí fuera.
Es la vida estoy seguro, abrumada y gracias,
a ese aire que ahuyentó el incienso, en cera,
donde se pierde aquel dulce con la risa,
y es sabroso el fruto, redundante,
en la celda propia, con su piel.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ.

poema

Como el romero en su mata.

Como el romero en su mata.
_____________________

Con este poema me despido hasta dentro
de un tiempo indeterminado por motivos
diferentes. Gracias amigos. Un abrazo.

__________________________

A veces, cuando me miro al espejo y me
enfrento con mi realidad, me gustaría
cambiar la imagen de mi rostro, ser como un
verso suelto, ¡una letra!, un fonema
nada más… vivir sin estar sujeto a los
avatares de la vida y a las secuelas del
tiempo: reír, amar, soñar… trazar la ruta de mi
rumbo, ser proa de mi barca y mástil de mis
velas y estandarte de mi libertad…
Andar por las frondas y sendas que yo quiera,
mirando siempre al frente -sin dejarme nada
atrás-, blandir mi esperanza, romper murallas
y fronteras y elegir el aire que desee
respirar… desliar los lazos que me amarran a
este mundo, volar hasta el horizonte y
sentirme brillo de su aura y fuego de su cielo
y espuma de su mar… y ver desde arriba la
impronta de mis pasos y la tierra del
camino que nunca volveré a pisar…

Y después me siento, en el sillón de siempre y
me sumerjo en el silencio, para buscar la
luz que alumbre mi esperanza y aclare mis
desvelos… y me doy cuenta de que el amor y
la libertad no son valores que se logren
con el tiempo, ni conceptos que se engendren en
la mente, ni Bastillas para conquistar…
sino dones que nos concede el Señor para
dignificar el alma, y utilizarlos cuando
los anhele el corazón y los catapulte
nuestra voluntad … Que la vida no es sueño
como dijo el insigne Calderón, sino una
antorcha encendida que nos regala Dios
cuando nacemos, para que andemos la senda
hasta que llegue el finar.

¡Oh, qué desesperante es, sentirte libre y
estar hundido en el pozo de este barro…
querer volar hasta el horizonte con las
alas rotas y el peaje de esta vida
yaciendo entre los brazos…! ¡Oh, cómo duele el
flagelo del dolor, la espada lacerante
de los años… cómo llora mi corazón
cuando me miro al espejo y veo en mi rostro
la saña del tiempo, la niebla de mis ojos,
los temblores de mis labios…!
¿Dónde están mis sueños -la estrella que perdí…?
¿A caso se extinguieron como se extinguen las
luces de la tarde… o estarán esperando a
que mi corazón les llame…?
¡Qué triste es todo, Señor, cuando sólo queda
un trozo del camino y el eco de tu voz
y el refugio de tus brazos…!

Aunque pienso, que no todo está perdido, que
aún me queda una brizna de esperanza: que un
jilguero trinará en la copa de la acacia,
donde aquel día me tumbé bajo su sombra,
mientras ardía en mi corazón la llama del
amor, y mis pupilas brillaban… como en
el cielo las nubes, como en el río las aguas,
como en el campo las flores, como el romero
en su mata.

Autor:Francisco López Delgado.
Todos los derechos reservados.
____________________

Fondo musical: "El cant dels ocells"
de Pau Casals, interpretado por
Barbara Hendricks y Miguel Poveda.

poema

Gólgota

Gólgota,
sabia testigo
de dolor y angustias;
de últimos suspiros.
En tu suelo yace huella,
del juzgado, del hallado pecador;
y de más de un inocente.
Pero, fuiste ensalada, perpetuada
al recibir en tu cima
al de la gracia infinita.
Llevado por callejas,
en tropiezos y caídas;
sucumbió ante tu suelo
ése cordero obediente.
Fundiéndose con el polvo
gotas cristalinas, fruto
de angustia y desconsuelo
de eso ojos que lo amaron.
Gruesas joyas de rubíes
cayeron ante tu cima
de llagas y heridas por
lanzas certeras
y clavos enmohecidos.
¡Calvario bendito seas!
Pues fuiste recipiente,
del enviado, el escogido.
¡Oh elegido calvario!
antes, sombrío deponente
de las almas condenadas
a caer en tu aposento;
más, la luz
ahora en ti habita
al tomar,
ése último suspiro del bendito.
Dime, ésas siente palabras
que dejo en tu recinto.
Gólgota,
pasaste a ser;
¡afortunada y predilecta testigo!

poema

Hoja verde y corazón

Despiadada la hoja verde
engañadora de débiles,
con hermosura los llama
permitiendo se aposenten,
con insana rapidez
los encarcela en sus redes.

Aunque tú vivas lejos
corazón igual estado
permanece aprisionado
a tu suerte perniciosa,
encendiste mi esperanza
y me dejaste sin nada.

El corazón, los insectos
debilitados y pobres,
unos matados con púas
el otro muerto en olvidos,
unos solos y perdidos
otro abandonado y frío.

Jamás obtendrán perdón
ni la planta ni el traidor.
Queden los dos castigados
sin alimento, sin amor.

María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
29/03/2017 Madrid. España.