Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

PECADOS

El orgullo, la gula, la avaricia, la lujuria;
son pecados que atacan al humano
que lo arrastran y lo llevan de la mano
y también la pereza, la envidia...hasta la furia.

Los animales no caen en tentación,
defienden su terreno, su cría, su pareja
y es su existencia difícil y compleja;
el hombre los hostiga con su acción.

Los Siete Pecados Capitales
se acompañan de otros no menores,
nadie puede lanzar la piedra sin temores;
también será juzgado en los finales.

El humano no tiene freno ni medida
cae y vuelve a caer...Es pecador,
van faltando los valores; el honor
y al final se despeña en la caída.

Por eso este mundo desigual;
muchos sin derechos y sin nada,
la vida de los hombres es sagrada...
El pan y el vino se reparten por igual.

poema

COMO QUISIERA...

Como quisiera tener
el abrazo de mi madre,
la protección de mi padre;
como quisiera tener...
Como quisiera volver
a ser aquella que fui
con mi sonrisa feliz
y esos rostros a mi lado;
sentir mi pecho abrigado...
quién pudiera estar así.

Por ellos de vez en cuando
se nublan mis sentimientos
y como ríos violentos
mis ojos se van tornando.
Y agradezco estar llorando
y ver que mi alma sangra,
saber que allá se desgarra
mi corazón de dolor,
pues compruebo que su amor
se clavó en mi como garra.

Como quisiera mirar
aquellos seres amados,
esos besos ya pasados;
esos ojos apreciar.
Ese cariño sin par,
que triste...ya nunca más,
ya son estrella fugaz
que alumbran mi corazón,
pero aquella bendición;
ESA...No vuelve jamás.

poema

Piensa en mí

Piensa en mí cuando se deforme el beso ahorrado
cuando la coartada del meollo de tu seso jugoso
el disparate del pretexto legendario en su reposo
oxide el abrelatas de este amor que aún está por abrir.

Aguardando en el portal infausto de la avenida del olvido,
los pormenores tras la fila de tus ojos cerrados esperan,
su turno trasnochado ver colarse por los ojales del tiempo
que muriendo despacio en su telar pensando en mí se concatena.

Piensa en mí, ancho pulgar que aprieta la bengala del estrecho
cauce de pelo que se arraiga a la Milonga de mi cintura.
Como un cuentagotas que alimenta sendos tu desvestir y mi malicia
en el golpe vencido de un abrazo que provoca esta fractura.

Piensa en mí, en el intento atenuado de camelarme a través
del compás empedernido debutando en su mejor solo.
Piensa en mí contigo solo, como si yo no existiera.
Como si tu pensamiento implantado en mí, estuviera.

Piénsame en el solsticio domador de planetas.
En las teclas insonoras de un instrumento de paciencia.
En la insignia magullada de un soldado en huelga.
Piénsame como yo lo hice la última vez que te vi.

Piénsame en el nexo imbricado en la sepultura de este sexo.
En el meandro de lágrimas que escarba una inspiración derramada.
En el teorema hipocondríaco embarcado en tu rostro yuxtapuesto.
En la góndola del desvelo donde se esparcen los restos de tu alma.

Piensa en mí como el péndulo ahorcado.
Y la escuadra de insultos de un imperio milenario.
Como la frígida hecatombe de un golpe refractario.
En la regata rumiante de tu esquivo semblante.

Y no me olvides.

poema

V

¡Hay de mi amor, sin ti, que me condena
A seguirte esperando aunque me dejes!
Y a llorar en silencio y presentirte
En el gesto de adios cuando te alejes.

Y te escribo sin rima y sin medida
De este, mi amor, que sufre y se lamenta
Tan pobre soy de verte así perdida
Que mi pluma solloza a tinta suelta.

¡Que de vivencias dulces me arrebatas!
¡Que de esperanzas cándidas me llevas!
Y cae al fondo oscuro de esta noche
Este rumor de olvidos y... de guerras.

No controlo la pluma que te escribe
De una mano insegura y lastimada
Si ya no alcanza mi amor a retenerte
Mi verso, al menos, retenga tu mirada.

poema

Libre

Me apropio del viento,
para luego arrojarme
a la peñasca de la libertad.
Aldabos y cerrojos iré tirando
por los apriscos.
Las grietas de mi pecho
las iré sanando con el bálsamo
y aromas de jazmines.
Mis poros abiertos
y sedientos beberán
las ofrendas del rocío.
Saldré de las grutas del silencio
y gritaré para que el eco
de la montaña me responda.
De a uno me zafaré
los abrojos y espinas
de mis pies
e iré lavando mis heridas
en el arroyo de mis ilusiones
cual caudal es innumerable
permitiendo estás conozcan
la grandeza del sin rumbo fijo.
El secreto de mis cansancios
y miserias los dejaré
en la mudez de la roca;
por mi espalda, cargaré mi mochila
repleta de malos recuerdos
para dejarlos en la sequedad
de los desiertos,
otros, los llevaré al mar pacífico
y en sus arenas se pierdan:
odios, amarguras o tristezas
así, empezar de nuevo.
Pediré a los dioses
de los bosques me regalen
su sombra y su cobijo,
y al recostarme en su frescura
tomar nuevos bríos,
el pecho me cubriré de aromas silvestres,
del cielo, buscaré miradas nítidas y claras.
Si la lluvia de apodera de mi cuerpo,con gusto beberé
el maná de la vida.
Al sol, pediré
su energía para mi paso firme.
De ti, de ti tomaré
tu mano y conmigo camines...

poema

Pañuelo de cuatro decadas

PAÑUELO DE CUATRO DECADAS

Yo era un adolecente
Y tú ya cuatro décadas
Aun jugaba con soldaditos y cometas,
Nadaba en lo profundo de la imaginación,
Recolectaba monedas tiradas
Para alimentar mi alcancía,
Mi perro de orejas largas
A todas horas detrás de mí sombra.

Un día de fuertes vientos y fuerte lluvia
Jugaba en la feria de mi barrio,
Tu rostro hermoso de cuatro décadas
Se estaba marchitando,
Tu delineador de ojos
La lluvia estaba quitando,
Tome mi pañuelo
El que me obsequio mi abuelo.

Como adolecente ignorantemente
Te preste el pañuelo,
No quería ver tanta belleza
Teñida con el negro plástico,
Te limpiabas el rostro,
Era como ver una obra de amor
Era como ver salir una estrella de la penumbra,
Mi corazón milisegundo a milisegundo
Latía más fuerte,
Algo extraño estaba pasando bajo la lluvia,
El químico del amor me estaba inyectado
Sentimientos intensos de atracción emocional.

Nunca más te volví a ver
Nunca más llego el pañuelo a mis manos,
Ahora soy un hombre hogareño sin sueños
Mi trabajo es a cada año esperar el invierno
Y ver como las gotas aferran el pavimento,
Recorto fotos de revistas
Para llenar las grietas de mi corazón.

Yo te sigo esperando,
Hace años atrás rompí mi alcancía
Para comprarte un nuevo pañuelo
Que aún lo tengo guardado
Para cuando llegue el momento,
Yo te esperare en la misma feria
Yo te esperare en la misma esquina,
Donde mi corazón
Se enamoró por primera vez.

Título: PAÑUELO DE CUATRO DECADAS
Autor: Ceuleman Jossimar Villacinda (Guatemala)
Derechos Reservados ©

poema

Por no quererme casar

Prepárense caballeros
que aquí les vengo a contar
las cosas que a mí me pasan
por no quererme casar

Cuando me meto en la ducha
me corta el agua caliente
y yo que no cojo lucha
solo le enseño los dientes

Me tiene desatendido
no me plancha las camisas
y si quiero despacito
ella siempre tiene prisa

Cuando yo quiero cantar
ella tiene mal la voz
y ayer deje de fumar
y élla me compró un cartón

Yo le digo de ir al campo
y ella me dice a la playa
le pido el pijama blanco
y ella me saca el de rayas

Cuando vamos pa la cama
se duerme antes que yo
y ronca como una rana
hasta que despunta el sol

Le digo que tengo frio
y pone el ventilador
capaz que me tira al rio
si me quejo de calor

El dichoso casamiento
me está costando muy caro
ya me estoy arrepintiendo
tendré que entrar por el aro

Algún día tendré que casarme
se acabaron las huidas
por eso vengo a contarles
que no se puede ser feliz toda la vida.

poema

Alas & Tridente

El ángel de mi derecha
el que todo lo aprovecha
para darme unas lecciones
me colma de bendiciones

El diablillo de mi izquierda
el que quiere que me pierda
me anima siempre a pecar
pues le encanta hacer el mal

Criaturas antagónicas
presentes en esta crónica
que me crean malestar
pues siempre me hacen dudar

El bueno siempre me guía
para que tenga un buen día
quiere que tenga detalles
con la gente de la calle

El malo siempre argumenta
que mi vida es triste y lenta
él quiere más diversión
y me aconseja el alcohol

El de las alas me dice
que debemos ser felices
que tienda una mano amiga
que el amor no se mendiga

El del tridente se ríe
y dice que no me fie
que el ser humano es muy malo
que les pegue con un palo

Ya no sé que debo hacer
y ya no se ha quien creer
pero lo paso genial
en medio del barrizal

Sueño con que se hagan amigos
y que alumbren mi camino
que con aciertos y errores
podamos ser los mejores.