Cielo y horizonte

Tú y yo fuimos beso,
de mar y horizonte
que la vista ambiciona,
unir en la distancia.
Fuimos, Sol y Luna,
que se dieron rayos de vida,
en sueños y deseos.
Más, quedamos ligados
a raíz y cimiento.
Fuimos, cómplices del viento
acarreando te quiero.
Tú y yo fuimos locura,
frenesí, tormenta;
de la más sana y pura.
Que hizo feliz al desconsuelo,
y estremeció los cuerpos.
Fuimos, nulidad, integridad
sepultada, condenada
al silencio.
Tú y yo, somos horizonte y cielo,
de azules brazos estirados
que se tocan en vano.
Somos, llanto en ojos secos
de anhelos recortados
y muerto amor a destiempo.
Fuimos nada, más fuimos todo...

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota