Mi bisabuela

poema de alba

Desde los diez años ya no veo a mi querida y respetada bisabuela, tierna, de corazón de oro en estrellas.
Ella es y siempre será la mujer más trabajadora y mejor persona desde antes a ahora.
Sus manitas mostraban lo mucho que había trabajado y nunca dio nada de lado.
Murieron dos de sus hijos cuando era joven y nunca se dio por vencida, aunque la huella del dolor ardía.
No quiero oro, no quiero riquezas yo quiero ser como mi bisabuela.