Ventana de Overton

poema de nacho

¡Herederos de la vitalidad!, ¡escuchen!
hay una justicia que nos empuja
más allá del entendimiento
hacia una verdad que prevalecerá entre la oscuridad,
aunque caiga la tormenta, o los falsos profetas
nunca será tarde para que vuelvas a empezar
no lo permitas, no seas parte de esta embaucadora mortalidad,
¡debes salvarte a ti mismo, sálvate y no mires atrás!

¡Hijos de la tierra!, ¡hermanos enemistados!
debemos avanzar contra esta sofisma
y mantenernos siempre unidos en la arbitrariedad,
la naturaleza es modificada
a través de la censura y la ignorancia
para luego contaminar y aprisionar,
pocos son dueños de sus mentes
soportando la marea vociferante
del antiguo Leviatán de ultramar,
no hay prosperidad en el odio forjado
por eso es el amor lo que los destrozará
más allá del entendimiento del corazón ciego
es el amor lo que ellos nunca entenderán,
porque es el ego lo que los domina
siendo la misantropía parte de su religión dictatorial

Si hay una salida de este caos podrido
esa ha de ser la voz de la verdad
cultivándose e iluminando entre tanta falsedad,
por eso nunca retrocedas
aunque los cielos y los hielos eternos
ya no sean parte de esta realidad,
aunque mientan y destruyan
es el amor lo que los destrozará
más allá del entendimiento del pérfido avaro
es el amor lo que ellos nunca entenderán,
porque es la autodestrucción lo que los alimenta
siendo la falsa humanidad parte de su doctrina dictatorial

La dualidad y el odio es su bandera
la nuestra es el razonamiento y la unidad
no hay bondad ni fraternidad en sus cabezas
solo borregos útiles que cosechar y desorientar,
más allá de este holocausto mental
hay una justicia que nos salvará
más allá del entendimiento
solo una verdad prevalecerá entre tanta oscuridad,
aunque sientas que claudicas
nunca será tarde para que vuelvas a empezar,
¡debes salvarte a ti mismo, sálvate y nunca mires atrás,
porque es el amor desprendido y sincero
lo que ellos nunca entenderán!
hasta el final de los tiempos, hasta el final de los tiempos

Comentarios sobre este poema