Portada

Poemas mejor votados desde Enero 03

poema

A MI CUBA

Cuba muestra su origen, su esplendor,
Isla cubierta de verde, de palmeras;
repica el tambor y vibran las caderas,
hierve la sangre al fuego del calor.

Cuba, bella cintura; Perla del Caribe,
se escuchan los cueros rompiendo la noche,
baila el blanco y el negro en un derroche;
mezcla de sangre que en sus pechos vive.

Cuba,India preciosa, piel quemada,
el sol y el salitre huellas dejan,
dulces mulatas que penas alejan,
idiosincrasia; cultura allí guardada.

Verde Caimán bañado por los mares,
caña, tabaco, ron...aquel bohio,
fresca brisa; agua dulce de ese río,
lluvia prodigiosa que baña los palmares.

No lo dude, esa es mi Cuba querida;
donde la naturaleza rompió esquemas,
es mi patria rutilante como gemas;
quien nació en esa tierra...¡No la olvida!

poema

...TU NO QUERÍAS; CUBANO

Tú no querías cubano; yo sé que no querías;
nadie quiere abandonar su identidad,
su vida, su tierra, su verdad...
pero es que; opciones no tenías.

Ese dolor que aprieta el pecho hasta estallar,
esa incertidumbre, esa duda que lacera
¿Qué hay detrás de ese puerto y qué te espera?
ese no saber; si reír o sollozar.

Es virar la espalda y morir teniendo vida,
es decir adiós a tu razón,
es romperte aún sabiendo, el corazón;
es perderlo todo, en esa despedida.

Triste; sin rumbo el andar del emigrante
obligado por razones poderosas;
abandonas las espinas y sus rosas
y renuncias a tu vida en un instante.

poema

RESUCITÉ

Resucité del desamor en otros labios,
encontré la fe perdida, la ilusión;
volví a la vida, al calor de una pasión
y junto a ella olvidé esos agravios.

No fue fácil apagar aquel dolor,
esa angustia que te deja en desamparo;
estar en la tormenta sin avistar el faro...
te encuentras prisionera del temor.

Y fue en las noches el insomnio compañero,
bebí en la copa del silencio y soledad
y fui testigo de la cruda realidad
cuando te dicen de repente...¡No te quiero!

Pero resucité...hoy peino la alegría,
suelto al viento mi pena, mi dolor;
abrazo aquí en mi pecho un gran amor
que ha llenado mi vida de poesía.

poema

Reyes magos, pido salud

Mis queridos reyes magos
Mi mayor regalo es salud
Para toda mi familia.
Para todos los niños del mundo
Que no se pongan enfermos
Para mis amigos que son como hermanos de poematrix.
Muchas bendiciones
Son mi mayor virtud
Desde aquí les tiendo mi mano.
Mis queridos reyes magos
Nada pido para mi
Tan solo quiero mi corazón repartir, que es lo que me hace feliz.
Salud para todos.
Gracias mis queridos reyes magos.

poema

Senryu

Ni del infierno
abrazándote a ti
me quema el fuego

poema

De caída en caída

La vi caer;
sucumbir
hasta el piso
infinidad de veces.
Creí que no podría
haber más.
Más golpes,
dolor,
traición,
decepción,
amarguras,
se curaba una herida
surgía otra,
se limpiaba una lágrima
salía otra.
Y yo, a su lado lloraba
y yo a su lado esperaba,
y sabía qué mis manos
no podrían curarla,
sostenerla, ayudarla.
Y solo le decía
un te quiero.
Ella decía saberlo.
Y sigue así...,
de golpe, en golpe,
caída, tras caída,
ella esperando
sea el último;
yo rogando
que sea así...

poema

QUE IMPORTA

¡QUE IMPORTA!
Desvelado, recordando el triste día,
Que acabó tu existencia en este mundo,
Fallo la luz que alumbraba por tu vía,
Dejándome a mí, dolor profundo.

Es inútil quemarme las neuronas,
Pues, ya lo que pasó, está sin remedio;
Y, si las cuentas haz dejado nonas,
No hay pares, que las cuadren, ni otro medio.

Que importa, si tu honor quedó maltrecho,
Con el afán de partir tú no medias,
Si dejabas herido algún pecho.

Aquí todo es medido por los días,
¡Allá…! tú haz perdido el derecho,
Y no hay tiempo, que perder en tonterías.

poema

En arpegios y medias lunas

Entre arpegios
y medias lunas;
en la soñolencia
de la madrugada
y claroscuro
de la aurora,
te veo.
Veo el dulce parpadeo
de la ilusión
en tu alma,
su primer sentir,
su primer amor.
Percibo el dulce
golpeteo de tu pecho,
el candoroso oscilar
de tus pestañas;
el nerviosismo
en tus labios castos.
Te veo vida mía
en aquellos años tuyos
de juventud preciada
que revolvió la indecisión
de mis pasos,
y confundió mi memoria,
pero jamás dejó
de sentir mi corazón.