Portada

Poemas mejor votados desde Octubre 13

poema

MIS CANAS, MI ESPEJO....

Tus canas y yo; espejo que pregunto...
¿estás contenta de ser como tú eres;
no te duele pensar que tus ayeres
se quedaron detenidos en un punto?

Y sonrío ; sonrío a plenitud...
¿cómo se te ocurre fiel espejo
decir que mi rostro ya está viejo?
ja!!...yo bebí de la eterna juventud.

Juventud que se renueva aquí en mi pecho,
en el amor con que mis ojos ven la vida;
en saber que para nada está perdida
esa pasión que es mía por derecho.

Me enamoro de todo; entonces dime...
¿qué pregunta le haces a mis canas;
es que acaso representan esas ganas
de reír y de cantar que me redime?

Pues ya!...no se hable más, es opcional
conjugar la palabra juventud;
si sientes el amor; que es regalo y es virtud
las canas son adornos sin igual.

poema

LA PUERTA

Cuando el frío visite su pecho; llamará,
se acordará de mi, de mi cariño; eso lo sé;
pero entonces no sé; no creo que estaré,
no sé si para entonces mi puerta se abrirá.

Porque al corazón también llega el invierno
y esa hoguera, esa ternura...es añoranza
y recuerdas ese amor tan suave, su bonanza
y quieres escapar del cruel infierno.

Porque la soledad es un infierno
que se aprieta a tu pecho, que te asfixia,
añoramos el calor de una caricia,
de un mimo, de un te quiero; dulce y tierno.

Y entonces, esa mano que se alza y se suspende,
que no se atreve a tocar la misma puerta,
pues sabe que a su amor ya no está abierta...
se cerró en el dolor de ese Amor cuando se pierde.

poema

Fuego

La tarde se va muriendo
y la espera me atormenta;

parece que voy subiendo
hasta tu boca de menta.

Sábado. La tarde muere,

amado mío, te espero;
está listo el vino rojo.
Yo siento que desespero.

Llegas por fin. Tus ojos
negros como el azabache,
ardientes buscan mis ojos
y le hacen par a la noche

Mi cuerpo encendido es tea
que te incendia y te recrea.
Te enciendo, tú me enciendes;
nos incendiamos los dos
en un incendio de amantes:
un incendio para dos.

LNT©®VanessaTawer

II Año de La Pandemia

Imagen Google

poema

Mujeres

Mujeres planeta tierra,
de cimbreante cintura,
de rostro erguido, valiente,
de andares suaves y ardientes,
abnegadas y pendientes
de prodigar su ternura.

Mujeres del mundo entero,
que nada saben de amagos,
sutilezas ni torturas,
que caminan por la vida,
indicando las salidas,
a mejores aventuras.

Mujeres del universo,
protagonistas de versos,
de pasiones innombrables,
de peladuras de cables,
de rosas, vinos, excesos,
pero siempre responsables.

Mujeres amamantando,
sin perder gracia, ni encantos,
donde ese fuego palpita,
nadie es capaz de dar tanto,
no hacen mella en ti quebrantos,
que por dar, quedas marchita.

poema

Libertad artística

Libertad artística

Hay tanta poesía escrita en mí adentro
que no me limito
al ponerla en papel.

Cuanto llanto en la oscuridad
sin cesar resuello
y ahora la voz afinada no para.

Cual tesoro encontraré mañana
que me sorprenda más
que este bello despertar.

Solo veinte y cuatro horas de vida
donde la sobriedad
nos envuelve con más sed,
sin siquiera pensar que
la montaña jamás avanza
pero por hoy los límites son derrotados.

Podemos colocar más barrotes
pero estoy seguro
que no hay isla de pensamiento
menos oculta que la de un artista
mostrando lo que es.

poema

Hoy, es tu cumpleaños en el cielo

A mi madre con cariño
le dedico mi poema.
A mi madre lo más lindo
y la rosa más bella.
Hoy es tu cumpleaños
en el cielo celebras
junto a tu hijo y esposo
siempre los tienes ahí cerca.
Feliz cumpleaños madre
Tus hijos y nietos con amor,
Siempre te recuerdan
con sentimiento y dolor
porque hoy día especial
Madre, hoy no estás a nuestra vera.
Feliz cumpleaños, allá en el cielo lo celebran.

Dedicado en memoria de mi querida y amada madre, por el día de su cumpleaños

poema

desde mi ventana

Desde Madrid,
desde una ventana, en una mañana otoñal,
analizo y medito sobre mi vida.

Acariciando uno de los mayores lujos
al que el ser humano
tiene libertad de acceso.

"Preguntarme qué es la complicidad"

Culpable de todas aquellas pinceladas
que han constituido una pluma maravillosa
con la que poder describirme,
con la que poder retratarte.

Afortunadamente,
la búsqueda de “mi complicidad”
y digo la mía,
porque es una virtud espiritual
de la que “sí” puedo presumir,

me animó a completar sueños de niño
al mismo tiempo que sueños de hombre.

Enriquecido o empobrecido,
es bonito que haya sido así.

Pienso, o más bien lo deseo,
aunque estoy muy lejos de comprenderlo,
que las experiencias son
como instrumentos potenciadores del alma.

Componen los mecanismos
de nuestro “espíritu santo”
desde el inicio,
o quizás desde más allá de nuestra existencia.

Así, cada día
podré continuar añadiendo
nuevas líneas de texto
a este aspecto complicitivo.

Seguro de que,
bajo sollozos o entre sonrisas,
seguiré compartiendo contigo
lo que hay detrás de esa ventana.

poema

Realmente quiero olvidarte

¿Qué soy yo para ti?
¿Solo soy una prueba?
Soy parte de tu análisis,
un numero nada más.
Ni siquiera soy una amiga,
Y me pregunto porque siempre
este corazón late
por la persona equivocada.
Estoy tan enojada,
que quisiera no tener corazón.
Este es mi lugar,
en donde
puedo vaciar
toda mi fragilidad.
¡Ya no lo soporto!
Realmente quiero olvidarte.