HIJOS MALAGRADECIDOS

poema de omero

Madres llena de dolor lacerante
Que sufren y lloran por sus hijos ingratos
Que llevan en su alma tristeza constante
Porque solo las pasar malos ratos.
Hijos malagradecidos.
Y el alma noble de una madre se quebranta
Por la angustia del mal comportamiento
Y aunque sufre camina y no se espanta
Enfrentando luchas y mucho sufrimiento.

Porque hay hijos que no saben agradecer
Y a su madre ignoran con el tiempo
Olvidando todo lo que ella supo padecer
Para que ellos estuvieran sin contratiempo.

Hijos que al final de todo se avergüenzan
De aquella humilde viejecita
Que luchando para que las adversidades no la venzan
Sigue amando sin parar, y se marchita.

Se de muchas madres que tienen muchas penas
Que rasgan sus almas como crueles condenas
Al sufrir las ofensas de sus hijos malagradecidos
Que sin piedad las humillan cuando están reunidos.

Afligida aquella madre guarda su llanto
Olvida las humillaciones recibidas
Y perdonando extiende su amoroso manto
Cuando aquel malagradecido sufre heridas.

La madre llora y ruega a Dios por aquel hijo amado
Que no ha sabido corresponder como debía
A todo lo que aquella buena madre le ha dado
Sobre todo cuando él no lo merecía

La ingratitud es el pago que reciben
Muchas madres abnegadas y entregadas
De aquellos hijos e hijas que se olvidan y viven
En su egoísta mundo, dejando a su madres olvidadas.

El dolor de una madre ignorada es inmenso
Por el mal trato de un mal hijo que no piensa
Que en su orgullo se cree mucho y es un menso
Que no aprecia ese amor tan lleno de sapiencia.

Aquella madre despreciada y con el alma rota
Con pasos cansados y la mirada angustiada
Solloza por el cariño de su hijo, que no nota
El sufrir de aquella madre despreciada.

Una frase, una mala actitud, un cruel gesto
Es lo que aquellos hijos ingratos y malagradecidos
Le regalan a su madre muy seguido
Como queriendo echar su responsabilidad a un sesto.

Hijos malagradecidos que actúan como si quisieran
Que su madre mejor no existiera
Pues es vieja, ignorante y enfadosa, dicen si la vieran
No compagina con mis ilustres amistades
Ni con mi personalidad y mis cualidades.

Aun asi aquella madre siempre les perdona
Y con amor siempre espera con paciencia
Muchas veces en la angustia por la indiferencia
Con dolor sus prioridades abandona.
Hijos malagradecidos e ignorantes sufrirán
Algún día la vida se cobrara todos sus errores
Pues ellos también confrontaran
El pago por sus malas decisiones sin valores.

Comentarios & Opiniones