Noches frías en las cuáles me toca abrigarme con la tristeza,

recostar mi cabeza en una almohada, empapada de lágrimas,

acompañada por mi juicio, el cuál tortura cada espacio en mi,

como si yo fuera la culpable de esas noches prisioneras.

Soy acariciada por una soledad interminable,

y empujada a la vez a los brazos de la desesperación,

castigándome, sin impedir el rapto a la oscuridad,

quizás ya me adapté al cinismo del infierno.

Grito en mi interior, haciendo ecos con lamentos,

le reprocho a mi corazón,

¿Por qué guardas silencio?

Acostumbrada a recibir la luna con un llanto desenfrenado.

Esclava de la aflicción y los tormentos,esclava

esclava de lágrimas y cadenas de culpas,

esclava a morir en la clausura del amor.

Solo una almohada espera por mi cada noche,

para recoger mis lágrimas y hacerme una vez más su esclava.

Jeannette La Poeta Gótica
Estados Unidos
Derechos Reservados de Autor

Comentarios sobre este poema