EL SURFISTA Y LA POETISA

poema de Felix Omar

El bailaba con su tabla en las olas,
era un buen amante al mar, el sol, la playa.
Era un gran surfista y un buen nadador,
éramos novios desde ya hacia buen tiempo
unos cuatro años mas o menos,
éramos una buena pareja,
nuestro amor era como de un cuento.

Yo la poetisa y él, el Shurfiador.

Sin embargo, un día las olas se lo trago.
Lo mató, sin piedad ni remordimiento.
Lo sumergió, el lucho por salir pero ahí quedo, ahogado.
Su muerte fue letal, allí cerca de la costa del alto mar.

¡A mí amor!

¡Sin compasión lo ha matado!

El día del asesinado del mar bravío,
Me sumergí hasta el fondo y hallarlo no lo conseguí,
lo busque y rebusque por doquier,
pero todo fue en vano porque jamás lo he encontrado.

Tuvo en mí un buen inicio, con un final sin un adiós,
maldito mar que se le llevo a su tal profundidad.
Se llevó todos mis sentimientos vivos.
Se llevó mi felicidad, mi sonrisa,
mi esmero, mi carisma en la vida.

¡Mira mar cómo me has dejado!

Ahora quedaron sentimientos muertos,
Sin saber, si algún día han de resucitar.
Ahora ando sin esperanza, sin alegría, sin paz,
mi semblante decaído, mi rostro desdibujado.

Todo lo que tenía
Ese bendito mar, se me lo ha llevado.
Junto a ello a la persona a quien más quería,
a quién más yo amaba,
a quien más deseaba
que formara parte de toda mi vida.

¡Benditacea!

¡Bendito mar!

Te llevaste toda mi inspiración,
te llevaste toda mi fe,
te llevaste mi alegría,
Te llevaste mi felicidad,
Te llevaste a mi hombre,
Te llevaste todo de mí,
Te llevaste al amor,
Al amor de mi vida.

Ahora, solo siento su ausencia,
en cada día que pasa
necesito su presencia,
Ahora, me siento tan incompleto,
Porque mi amor ya no está,
Ahora todo es añoranza, lloro y sufrimiento.

Extraño su protección
ante la cruel tempestad.
Su calor ante el inmenso
frío de esta soledad.
Añoro su mirada,
que hacía a mi alma,
fuertemente lo abrazará.
Extraños su amar
ante el tanto odio de esta humanidad.

Llevo en el camino de mi existencia
la melancolía viva
de su lenta aceptación que murió.
Me inundo con los recuerdos,
que con el he vivido.
Me aturdo con su partida
que ni siquiera lo esperaba.
No estaba preparada para sin el vivir
Estoy maltratada y marcada
por la tragedia de mi destino.

¡Creo que esto durará todo mi existir!

Iniciamos una buena historia
Pero no tuvimos un buen final.
El surfista que murió en medio de las olas.
La poetisa que con lo pasado a su amado;
Perdió todos sus deseos y la sensación de amar.

-Felix Omar
Todos los derechos reservados por autor

31-12-19/01-01-20 12:00 am

Comentarios & Opiniones

Penélope

Felix, estupenda asociación haces entre lo que simboliza esta afición o deporte, los peligros que entraña y la percepción de esa relación que hace el poeta, sonsacando un poema fresco, atractivo y sugerente. Un abrazo!

Critica: 
AdViHeBOM

Triste

Critica: 
Felix Omar

muchísimas gracias, hace tiempo ya quería arreglarlo, publicarlo...
saludos y bendiciones desde Iquitos-Perú.

Critica: 

Comenta & Vota