Mi mente, una novela dramática

poema de Alexander

A veces creemos ser un dios,
tan majestuoso y sublime.
Otras nos sentimos tan asquerosos
y muchas veces horrible.

Maldad por aquí,
maldad por allá.
Nada se resuelve
y no le puedo dar un final.

Creo que esta pelea no la perdí,
pero yo ya no puedo seguir.
Lucho y lucho,
pero todo me sobrepasa a mí

Necesito dormir,
necesito salir.
Necesito una caída
y simplemente dejarme ir

Talvez solo es cansancio,
talvez una simple fatiga.
Mi mente me juega en contra
y mi vida se desmorona.

Dormir eternamente
sería una buena distracción.
Pero… ¿Cómo llegar
a esta hermosa solución?

Simples versos,
muchos sentimientos.
No sé cómo expresarlos,
no sé si me merezco…

Me pierdo, no me encuentro,
me busco y me desvelo.
Miro a los otros
y sazón en ellos veo.

Hastío y moribundo,
un corazón roto, un nudo.
Todos con pistolas me apuntan
y mi alma corre peligro.

¿Quién diría que esto sería tan serio?
Algo fuerte y creo que me miento.
Me engaño y me encierro.
Vivo una vida engañada, de misterio.

Una novela dramática,
un lápiz y un papel.
Un abismo muy profundo
al que me gusta enfrentar.

Moribundo y errabundo,
sé que el dolor no va a pasar.
Me seguirá y seguirá
Hasta el día de mi final…

Año 2019
Alan Möser (15 años en ese entonces)