En Pocas Palabras

poema de Ambnez

Te amo
Y temo,
Amarte es veneno,
Si no nos vemos,
Barco sin remos,
Atado a tus senos,
Todos morimos,
Todos fingimos,
Todos vivimos,
Todos mentimos,
Todos cretinos,
Todos rezamos y
Tu coño el destino.
Te busco a tientas,
Sin vendas,
Que entiendas,
Sin prendas,
No hay camino sin tus piernas.
Versos tuyos en prosa,
Tú la rosa,
Tú la diosa,
Tú la mocosa,
Tú me destrozas,
Me abrazas a trozos,
Cuando me rompo en pedazos,
En tu regazo,
Son tus abrazos,
Tus besos,
Quiero tus labios,
Si son exceso,
Tu preso,
Te rezo,
Tu cuerpo aderezo.
Salvavidas a tiempo completo,
Salva la mía,
Me siento incompleto,
Sin intelecto,
Tiempo perfecto,
Amor el dialecto,
Amor el trayecto,
Amor sin respeto,
Amor imperfecto.
Llama a mi puerta,
Princesa sin cuento,
Cuentas la horas,
Tocando tu cuerpo,
Besando tu cuello,
Tocando tu pelo,
Follando en el suelo,
Contemplando tu cielo,
Derritiendo ese hielo,
Matando mis celos,
Mis miedos,
Demonios,
Inviernos,
Infiernos,
Sobre la cama criando unicornios.
De tu cintura yo quiero volar,
Y gritar,
De tu figura yo quiero gozar,
Y mirar,
Poesia insípida y pura,
Enfermedad y no cura,
Mi droga,
Mi fuga,
Haces que baje,
Haces que suba.
No tengo más,
Solo estás líneas,
Impredecibles,
Contradecibles,
A tus ojos son invisibles,
Solo imposibles,
Ahora constantes,
Son invencibles.
Deja que hable,
Que calle,
Que falle,
Pon atención,
A cada detalle,
Eres mi todo,
Saliendo del lodo,
Yo soy el lobo,
Soy el ladrón,
Que tu sonrisa,
Ya se robó.
Yo soy el tigre,
Que tu coño comió.
Hablo mucho,
Escribo poco,
Cuando te toco,
Hay alboroto,
Culpame a mi,
Cuerdo y no loco,
Me desenfoco.
Llámame a mi,
Amame,
Atame,
Matame,
Buscame,
Que estoy aquí.
Aunque no estés,
Estoy a tus pies,
No es ironía,
Y no hay un revés.
Fruta prohibida,
Aquí estoy otra vez,
Ahora me crees,
Ahora me ves,
Ahora un café,
Ahora no sé,
Mañana talvez.
Aquí espero sentado,
Estupefacto,
Donde has estado,
Buscando tu tacto,
Descontrolado,
Buscando tu risa,
Que no he encontrado,
A bocajarro,
Me has olvidado.
Yo sigo aqui,
El Mismo de ayer,
Te llamo mujer,
Te quiero coger,
Sin tiempo correr,
Sobre tu culo también,
Mirame bien,
Mientes tan bien,
Mientras que cien,
Te quieren tener,
Apunto a tu sien,
Si no eres tú,
Yo no sé quien.
Eres mi guerra y mi paz,
Mi tregua y estrella fugaz,
Mi luna y mi alegría,
Ninguna,
ya lo sabías
Yo soy tu esclavo,
Tu amo y poeta,
De un solo trago,
Yo soy tu Ángel,
Causando estragos,
Tan solo un vago,
Tan solo un mago,
Tan solo un mierda,
Sobre la cuerda,
No esperes que muerda,
Y no concuerda con lo que hago.
Yo quiero tu amor,
Quiero el calor,
Quiero el valor,
Quiero el sabor,
Dame tu ser,
Ya siento el furor.
Yo soy el hombre,
Que tiene hambre,
Que tiene sangre,
Y no te asombres
Sobre mis hombros,
Tus piernas gimiendo mi nombre.
Eres paciencia,
Y constancia,
Tu eres Venecia,
Y mi elegancia,
Que más puedo decir,
Que mas puedo escribir,
no quiero mentir,
Es tu nariz,
Son tus ojitos,
Una tarde en paris,
Son chiquititos,
Me vieron a mi,
Es tu sonrisa,
Una tarde de abril,
Duele tu ausencia,
Insipida y vil,
Gélida gris.
Yo sigo aquí,
Esperando,
Tu vis a vis.
Es tu dulzura,
Es tu ternura,
Es tu figura,
Curando amargura,
Causando sutura,
Causante
de mi locura.
No quiero acabar,
No tiene final,
No tiene un lugar,
Me quiero fugar,
Lunares robar,
Sabores probar,
Me siento un vulgar,
Solo de ti,
No hay otra más.
Espero que entiendas,
En pocas palabras,
Sueles ser tú,
Un abracadabra,
En pose de cabra,
En pose que ladra,
Que tus pupilas,
La puerta me abran,
Yo solo espero
que digas que si,
Ya que esto no llega a su fin.