Deshabitada

poema de UNA HEMBRA

Por las noches,
charlar con mi almohada,
es la única manera
de seguir teniéndote.

Hablo sola,
como si estuvieras ahí
rosando tu nariz con la mía,
comprobando su temperatura.

En ese momento, siento
tantas ganas de llorar,
me desespero, quisiera volar,
volar alto y no ver atrás.

Dejaste mi cama fría,
cuando tu corazón en ella reposó.

Cuantos de tus latidos me arrullaron,
lejos de todo dolor.
Dejándome soñar noches enteras,
Sobre tu tibio pecho.

Su pecho lleno de latidos...

Ahora me dejaste ciega,sola,
como un jardín olvidado.

No te escribiré más por hoy
me cuesta hacerlo
estoy tan sola y tan deshabitada...

Yo era una bella flor.

Comentarios & Opiniones