Continentes

poema de Penelope

Continentes, como extensiones de uñas que rozan el aire
lo rasgan peinándolo , suave como cabello de ángel.
Cajones de símbolos, culturas, idiomas y gentes
Pozos de agua universal donde en todos ellos llueve.

Continentes, fisuras en la tierra que adelgaza y se parte
Y de ella se configuran mezclas de pieles y viejos refranes,
Antologías de orcos trotamundos que pisan hoyos .
Cartílago de las eras que nunca tuvieron edades.

Continentes, lunares en la faz disecada ,en la paz dividida.
En los costados heridos de los océanos siguientes
como huellas de dinosaurios que un día existieron
como ballenas que nos revelan el código del aire.

Continentes, cogidos de la mano alrededor de las leyes
De los registros , de las insituciones y jerarquías
Cañones de vida, plantados con sus empeines
Se alzan y elevan como palmas de gigantes.

Y desde ese agujero en la atmósfera nos miran
Como cabecitas de focas golpeadas en sus nidos
Corazones glaciales o estrías en las tierras secas,
Alguaciles del universo que hoy está confundido.

Continentes, a cada uno de sus lados cadáveres de proyectos
Cadáveres del mundo enmigrañado y descompuesto,
postrados en su lecho de reliquias y aventuras,
de rituales, de generaciones, de plegarias y consejos.

Pero nos encontraremos, lo haremos.
Aún cuando todos los continentes se hayan disecado
Aún cuando los mares quepan en un vaso de agua
La beberemos para seguir latiendo y encontrarnos.

Un abrazo nos daremos, en lo incógnito de la derrota
De tantos y tantos pasos superados y vencidos
En la tumba de los continentes tal vez, morirermos
Y nuestros nombres sobre lápidas seran escritos.

Comentarios sobre este poema