Besos robados

poema de Martin

Te pedí un beso,
y no me lo quisiste dar,
pensaste que yo te iba a rogar,
pero usted ni imagino,
que tan rápido lo pude robar.

Que diferente se siente,
un beso robado,
mucho mas aún si ese beso,
fue negado.

Desde ese día tus ojos,
me miraban tan emocionados,
ellos sabían que muchos besos,
te he robado.

Ya te acostumbraste,
a esa forma de besar,
ya perdiste la cuenta,
cuantos besos te pude robar.

Se que te gusta como robo
tus besos,
esos labios tuyos se apasionan,
tú piel se eriza,
en cada beso robado,
tú corazón me has entregado.

Ahora te molestas cuando,
te pido un beso,
tus labios en silencio gritan robalos,
tus manos me llaman,
tu piel me reclama,
tú cuerpo deseoso,
quiere que yo encienda la llama.

Autor :

Martín Davalos
Perú