I

Hace tiempo ya conocen mis manos
tu piel dura de deidad desterrada.
Te navego confiada y sin remos
pasando tus marcas de bestia alada.

Hasta el viento obedece tu mirada.
Y yo corazón reo, tigre rendido,
te abro de par en par mi entrada.

Y eres tan amable como eres fuerte,
y fresca tu boca de sal marina.
¿Cómo olvidar tu expresión felina
de simultánea presencia de muerte?

Y cuando toques mis nervios perplejos
Llegarás muy tarde por no estar siempre,
Amo mío, si nunca te quise lejos.

Comentarios & Opiniones

Fascista Enamorado

Precioso Poema, Patricia, expresa muy bien el sentimiento, estrellas para el.
Un saludo

Critica: 
Patricia Ospina

Fascista enamorado, muchas gracias por pasarte por aquí de nuevo.

Critica: 
Rogervan Rubattino

Va cruzando el estrecho el nervio del sueño y del abismo, y en el horizonte se ven atolones de mar gruesa. Muchas felicidades por tus versos.

Critica: 
metacrak

Saludos cordiales. Sumisión y apego, expresado de forma delicada. Un cristalino y vivo contexto que realzan la elocuencia de su obra. Bravo.

Critica: 
Patricia Ospina

Rogervan, muchas gracias.

Critica: 
Patricia Ospina

Sí, Metacrak. Es el motivo que más me mueve. Mi devoción es muy profunda al que ha sabido corresponder con cuidado y respeto.
Muchas gracias por pasarse por aquí de nuevo.

Critica: 

Comenta & Vota