REQUIESCAT IN PACE

Madre nuestra que estás aquí dormida
donde el orgullo y la altivez se amansa,
del martirio y del dolo de la vida
en la celeste paz de Dios descansa.

Ve junto a Él y requiescat in pace,
madre nuestra, que, aquí donde reposas,
te cuidaremos como el can lo hace
y cubrirémoste de blancas rosas.

Madre nuestra, y será nuestro empeño,
con la fe de escudo y el alfanje listo,
velar por la paz de tu postrer sueño
allí en la mansión de tu padre el Cristo.

Comentarios & Opiniones