DE NOCHE NOS VAMOS...

Abrumada y absorta,
aquella dama dejó caer su abrigo satinado sobre la polvosa alfombra grisácea...

Con abulia y decadencia colocó un candado en la ventana de su habitación...
y por supuesto,
la camisa de fuerza, a su abstracta razón.

Tratando de ignorar de su conciencia, la excesiva comezón...

Nadie escuchó a lo lejos,
1 o 2 disparos...
Como cualquier otra noche,
El mundo durmiendo amaneció.

Comentarios & Opiniones

Silvia

Oscuro y el final fatídico.un gusto leer. saludos cordiales y beso feliz día!

Critica: