Yo amo

Yo amo

Sí, hoy confieso que amo. Amo la naturaleza y sus confines, amo la vida efímera de una flor, amo la intangibilidad del viento y la realidad tangible del amor. Amo las estaciones del año y la singular magnificencia de cada una. Amo la mariposa en vuelo, y el hermoso colibrí libando de una flor. Amo el canto de las aves, y el delicado aroma a petricor que sólo la lluvia produce al mojar la tierra. Amo el incansable e importante labor de las abejas. Amo el verdor y la frescura de las plantas, amo el caudal de los lagos, amo la majestuosidad del mar, amo la apacible y aparente calma de los ríos. Amo las montañas, la playa, los bosques, la pradera. Amo la luz del sol, y la lluvia. Amo la alborada y el ocaso. Amo la magia de la luna, y el titilar hermoso de una estrella. Amo despertar cada mañana, y el aire que inhalo y me mantiene viva, ¡amo mis cinco sentidos! Amo la inocencia de los niños, amo una sonrisa franca, y la mirada limpia de la gente buena. Amo la honestidad, y la solidaridad de una persona. Amo a la gente afable. Amo la virtud en los demás, amo los buenos sentimientos en los seres humanos. Amo la risa y el buen humor de quien lo tiene. Amo la limpieza y el orden. Amo la poesía, la música, la fotografía, el arte culinario, la repostería, amo la escritura, la lectura, el canto, el baile, pasear, viajar, montar en bicicleta, el cine, la cultura en general. Amo el amor de Dios y su bondad. Amo la sabiduría de un anciano, la inteligencia de los demás, y la justicia integra. Amo el amor, y amo amar con el alma cuando estoy enamorada; amo el romanticismo, y el erotismo, los besos y las caricias en pareja. Amo mi tierra, su tradición, su gente humilde y trabajadora. Amo mis raíces ancestrales; pero sobre todo y ante todo, después de Dios, amo con el alma a mis hijos. Amo a toda mi familia, y a mis verdaderos amigos. Sí, entre mis tristezas y mis alegrías, amo las cosas y momentos más esenciales de la vida; y también amo y valoro en gran manera mis pequeños y grandes momentos de felicidad que he tenido, de entre todas las batallas que le voy ganando al infortunio.
Sí, yo amo, amo todo lo que aquí comparto, y mucho más, y seguiré amando hasta que mis ojos se cierren para siempre porque no puedo vivir sin amar.

Palabras del alma

Dic/ 30/ 2021

Martha Humphrey
Derechos reservados©