Viejo corazón.

poema de Mario Schez

El corazón que envejece en los inhóspitos silencios de la fragilidad
No piso su sombra, ni endulzó su esencia,
Viejo corazón que despide los recuerdos de las lluvias de abril,
Late, sueña y no envejezcas en los sepulcros del olvido.

Las primaveras siempre vuelven, los corazones que renacen en los tiempos,
Si algún día lees esto, este viejo corazón te espero amortajado en un ropero,
Aniquilando presentes y ausentes,
Hay ganas de no haber tenido corazón.

Hoy ya no encuentro tu nombre ni tus latidos en el,
Viejo e inservible corazón ya no despiertes,
Entrégate al absurdo despedir de los inviernos,
de los infiernos que agonizan en las sombras.

Corazón hoy te leo viejos poemas, ya no eres tú, ya no recuerdas,
Hoy viejo amigo vuelves a latir en las noches de un lunes,
Viejo corazón que te abrazo y resucitas,
Viejo pero elegante, sin heridas y con proezas, date un aire nuevo amigo mío.

Hay ganas de volver y no ausentarse,
De romper tu vendaje, viejo corazón fragmentado,
A tientas encuentras ese nuevo sol de vida.
Viejo corazón fatigado ya no te ausentes,
Brilla en el suicidio de un nuevo amor.

Mario Sánchez
Febrero 19 de 2018

Comentarios sobre este poema