Vive

Calla corazón tus quejas,
verás, que valen más las sonrisas.
Deja de largo tus cuitas,
que el alquitrán en las nubes;
se llenará en lágrima triste
pero al soltar, fácil olvida.
Silencio corazón,
no digas, que el dolor
llega y oprime el día a día.
Si hay sol en primavera
y el canto incesante del cenzontle;
y hay flores de bugambilias.
Levanta tus pies cansados
mira el naranjo cargado,
y, a la alondra que lo habita.
Sal de cama que tu piel
bese luz de rayos claros,
que iluminan la mañana.
Comparte el fruto del manzano,
con las aves que visitan.
Disfruta el agua cristalina
de la fuente que salpica.
Corazón, olvida ya tus pesares
sonríe a la vida.
Toma de sus regalos,
pues nos sabes si mañana;
en tu vida habrá más vida.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota