SOLO YO

Guarezco entre las sábanas húmedas de tus pensamientos,
sonsacando el apetito libidinoso que habita en tí,
logrando distraer la misantropía que clausura mi invitación carnal,
de poco a poco voy seduciendo la castidad.

Provocas mi nombre con solo mencionarlo,
tus labios deletrean el anhelo de dominar mi experiencia,
la intención pasa por desapercibida hasta retar los principios inculcados,
causando estragos en las zonas privadas.

Soy el desayuno que ingieres en el amanecer,
el cual repites hasta saciar el hambre de poseerme,
almuerzas mis besos pecaminosos en cada bocado,
alimentando la lengua traviesa y perversa,
cenas los puntos débiles de la piel,
evitando un arranque de locura y obscenidad.

Llegando el crepúsculo convocas mi espíritu,
para ser yo quien arrope tu desnudez,
desencadene tu excitación y apacigue el éter prohibido.

Solo yo soy tu pecado inexcusable.

Jeannette La Poeta Gótica
Puerto Rico/Estados Unidos
Derechos Reservados de Autor

Comentarios sobre este poema