Viejo amor

poema de James Gray

Hace sesenta noches desde que te fuiste;
aunque nunca lo fuiste, todavía te siento mía.
¿Será mi rebeldía, aquel niño asustado y triste,
que nunca supo cómo, el que más te quería?

Ahora donde el fuego arrasó, surge una flor,
que huele a ti, azahar y mar, ¡Más tú no eres viejo amor!
me pregunto si ya todas tendrán tu mismo olor,
o si nunca aprenderé a superar tu ausencia y mi dolor.

Sólo el tiempo será justo y certero, juez etéreo;
sólo responderá cuando le vuelva a preguntar,
no si llegaré olvidar, ya sé que no podré, así lo creo,
la pregunta es si podré a otra mujer volver a amar.