El amor es piel

El amor está bien pegadito a la piel,
no hay poro, bello, cicatriz, sin . . . miel,
sabe a sudor, néctar de humanos,
contacto, caricias, de labios cercanos.

Tu boquita cueva, de húmedo lamer,
lengua que adivina, ávida, el placer,
un roce que hechiza la tersa mejilla,
magia que se siembra cual fresca semilla.

Se tocan las almas, sentir de cariños,
los ojos, pestañas, que se brindan guiños,
cejas que celebran bajo de la frente,
el rubor, sonrojo, del deseo ardiente.

Que fino es tu cuello, suavidad su sello,
que me hace un enredo, enlace y destello,
a la vez que oído, tu voz, tu sonido,
me dicen: ¡me encantas!, eco repetido.

Las manos aferran sedosos cabellos,
se juntan las caras, los gestos, resuellos,
saliva, ahogo, flecha de Cupido,
¡adórame, anda!, solo eso te pido.

Dándonos de besos, ¿tú, me necesitas?,
te siento, me sientes, te digo . . . me excitas,
repegar de pechos, fuentes de la vida,
acurrucadita, la pasión se anida.

Que bonito hueles, no me desconsueles,
nunca digas no, ¡negativas crueles!,
te busca mi ser, ¿notas mi querer?,
late corazón, vuelvo a renacer.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, DF., a 09 de junio del 2012
Reg. INDAUTOR No. 03-2012-083012362100-14.