Don Germán Valdés, Tin Tan

“Pachuco, “Topillo Tapas”, con tu ingenio nos atrapas.”

De la actuación un titán,
Don Germán Valdés, “Tin Tan”,
bisonido musical,
tañe el mote del carnal.

Mira al cielo, . . . al infinito,
“tintanear” es exquisito,
con bigote estilizado,
busca ese sueño anhelado.

Larga pluma en el sombrero,
“tacuche” de caballero,
el saco toca rodilla,
le sienta de maravilla.

Su figura, destacable,
luce camisa impecable,
color claro, luminoso,
lámpara su ser glorioso.

Como genio que arrebata,
porta vistosa corbata,
de seda fina, . . . destello,
que le ciñe poco el cuello.

En solapa del señor,
un pañuelo, linda flor,
perfumando los olores,
de sus millones de amores.

Prendido, lleva el botón,
bombacho su pantalón,
los tubos a los tobillos,
bastillas, pliegues sencillos.

En pies, zapato lustroso,
blanco, pulcro, portentoso,
agujetas, ligue al quiebro,
la suela pinta de negro.

Saliendo de aquel bolsillo,
la leontina del “topillo”,
cadena exhibe, colgando,
va contenta tintineando.

Sube pronta a la cintura,
acentuando su apostura,
aferrada a una presilla,
a Marcelo y “Su Costilla”.

Lenguaje tuvo por credo,
“tatacha de otro laredo”,
“si ya sabanas” . . . cantar,
“paquetes d’ilo” . . . bailar.

Cayó “la chota”, mí rey,
“guachar”, “el chante”, “ese”, okey,
“simón”, “jaina”, “silabario”,
“órale”, en su diccionario.

Actuar bien, improvisando,
enamorarse, besando,
todo eso, más su tonada,
es darle a la “tintaneada.”

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 12 de agosto del 2009
Dedicado a Don Carlos A. Zorrilla Regalado
Reg. SEP Indautor 03-2010-032412383400-14