CHUYA CHUYA

poema de Tangarana

Chuya Chuya

Chuya, chuya esta mi halito
tus fuegos de esmeralda,
han depurado mi más oscura célula.
Chuya, Chuya están ahora los colores en la mente,
antes inundados por negros vientos, de esta turba urbana.
Chuya, chuya, dejaste mi desvaída soledad, atrincherada en esos cementos que sofocan el alma.
Chuya, chuya, lavaste mi frente,
y en oraciones, me levantaste altiva a tus cerros y montañas.
Chuya, chuya, has iluminado mi silente shungo adormilado,
tus vientos de lejos, lo sacuden ahora con furia.
!Y yo, anhelo la infección de tu furia, de tu ritmo sordero!
!Lavame con tu acuarela el alma!
Pintala con tus beldades de irracionales colores, y chuya chuya, déjame ser el río que viboree tus cerros Escalera!

CHUYA: ( Del Quechua "chullu")
adjetivo; Transparente, limpio
SHUNGO: Corazón

Tangarana, Julio, 2016

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota