Días de la semana

Entre los besos del Lunes y Martes,
surge un poco de cariño escondido,
mas es un cariño ajeno a los amantes
y mas proclive a un amor perdido.

Entre las caricias de Miércoles y Jueves
se siembra la semilla de una aventura
entre aires llenos de deseo y lujuria
pero fríos y carentes de ternura.
Media semana transcurre y todo sigue igual,
yo buscando sacarte de mi alma
mientras tú, amando a alguien mas.

Entonces llega el Viernes, el Sábado,
mi corazón me pide buscar otros brazos
Salgo a la calle, rogando encontrarlos,
pero vaya que es difícil, imposible lograrlo,
que al final encuentro sólo el pecado,
en forma de licor y dulces labios.
Fin de semana, cruel desenlace,
despertando con alguien cuyo nombre no sé,
todo es confuso, no quiero mirarle
y solo me preparo para empezar otra vez.

Pero el Domingo, amor, estoy jodido,
recordando todo lo que vivimos,
vaya que fue hermoso nuestros nombres unidos
junto a sus risas y su culminación.

Días de la semana, siempre vacíos,
tan carentes de amor y de sentido,
recordando tu nombre diariamente
y siguiendo comparando lo vivido.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota