Panacea

poema de Lola Amapola

Con ojos de gato pardo,
mira el cenicero absorto.
En qué estará pensando para esquivar tanto mi mirada?
La vida es como un cuento y yo nunca aprendí a ser lobo,

pero bailé junto a ellos,
estaba agonizando.

Aúllame o grítame verdades de esas densas, panacea sideral como diría la gata.
Ahora, que junto a las ratas me alimento, el cuento es otro, el vidrio ya no es claro.

Dispárame si quieres
pero procura darme bien,
justo en la sien,
sin drama, sin doble moral.
Este animal nocturno no espera na' de tí
pero si te quedas te hago un carnaval.
Así, como aprendí, creciendo lento,
la cuenta cuentos, el mar, tormenta.
Dame suero y carne
y no pongas en venta tu alma
que no habrá vuelta atrás.

Melancolía barata
detrás de barras y reuniones frías,
os enciendo mi hoguerita
y me gusta más así,
que si debo estar aquí yo me conformo,
procuro no olvidarme nunca
de que bando formo parte

Comenta & Vota