El periodo de tregua

poema de La Dama Azul

Adelgazada la nota del bemol
al fondo del sigilo…

Relato el aprisionar pujante
almacenado en su paisaje surrealista,
inmigrante del sentido cabal de las palabras.

El ritual inseparable, purpureo
de epidermis sobre vuestro ardiente rostro;
en una sucesión constante
dispuesta a encarnar y volver a ser.

Aludo a la obstinación del antiguo tiempo
circunstanciado, por la coyuntura
de un lejano de posibilidades,
y del irreparable fin del acto humano.

Transportada por constelaciones a la distancia,
el reporte vivifica embelesos ceñidos
tras una larga sucesión de sonetos;
gestada la ventisca en una sonata de recuerdos,
plasmados uno a uno, frente a la puerta de llegada.

Máscaras que convocan a un pasado primitivo, despoblado, abierto en sutura.

Donde el vasto lenguaje sin el alcance del ritmo verbal,
es sepultado cuál emblema completo;
alternado en la estación del crudo glacial.

Los elementos se funden y absorben,
reduciendo el sentido de la constante deserción;
respecto a la incongruente prisa, gestando
las formas que arropan la tinta y el papel.

Por debajo del destino,
cada frase se desvanece en el grito del primitivo silencio;
suspendido en su cualidad profana.

Una promesa espesa, arropada a lo infinito,
negada a derretirse de frente, al témpano
entrañable del aliento tardío.

Cual ágil oponente, un conteo de lunas;
cuarenta y siete mil espacios equidistantes
cubiertos de gélida escarcha,
en la división del periodo de tregua.

Cada partícula dentro del impasible mundo,
asilada de la fórmula de un alcanzado equilibrio.

La reserva cotidiana
aún se arrastra en el invierno,
otorgando estatuas mudas a la gravedad,
entre miradas de multitudes sin alas.

En algún lugar,
una silueta se diluye entre el céfiro nocturno
vistiéndose solamente, de instrumentos habituales sobre la bóveda azul.

La latitud lejana se abre como muerte
dentro del sueño de la Creación;
amordazados entre límites de la cordura
y la hambruna miel del paraíso.

Herencia de escenas, entre las piedras;
consumidas las antiguas veredas
dentro de un corazón conglomerado.

El horror mortal se acrecienta detrás de una puesta de sol…

Engranajes que se sumergen
dentro del campo de batalla.
tras el desorden imperando en el conflicto.

Un remanso entre los párpados cerrados
encendido el borde que nubla la hora;
vocifera exhalado el mutismo
bajo el último aliento del adiós.

Marzo 11, 2020
© 2020 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios & Opiniones

Mawtinik

Muy agradable leer sus poemas que, llenos de imágenes, transportan a algún lugar, seguramente muy propio a quien los lee. Da la impresión de contemplar un óleo de un pintor clásico. Me habla de separacion pero de una manera serena, reflexiva.Bello !

Critica: 
La Dama Azul

Mawtinik Caballero, mi gratitud sincera al tiempo y a la atención que obsequia; ciertamente el cambio de estación es una invitación a soltar la amarras y disponerse a navegar.

Guardo tan generosa apreciación en mi baúl.
A vos un abrazo de luz .

Critica: 
M

hermoso poema, muy invernal, lleno de imágenes fantásticas.

Critica: 
Silvia

Infinito majestuoso,y vibrante es un vibrato que se queda en el alma. Gabriela dama azul felicitaciones de corazón feliz día besote!

Critica: 
Leonardo Sarmhi.

Profundas letras; que va más allá de lo real, sin perderse en el surrealismo....Bellas metáforas y símiles, que dan razonabilidad a esas bellas imágenes, que resulta válido para la razón...Entendible tregua, al pensamiento, a la suspensión del..

Critica: 
Leonardo Sarmhi.

..del lidiar..A lo inevitable de la conducta humana;...en un hermoso mundo poco o nada conocido, por el hombre.....!!..Es un remanso de célicas letras, su obra, estimada Gabriela..Reciba mis saludos y aprecio gran poeta..!!!

Critica: 
Xio

Es una tregua en el tiempo, llevados de la mano de la naturaleza, es un caminar de una estación a otra con todos sus regalos, es el paso de la vida a la muerte... se aprecian tantos matices en esta hermosa obra, es una belleza, siempre un placer Gab.

Critica: 
La Dama Azul

M Caballero, mi gratitud al tiempo y atención que otorga a mis letras.

A vos mis cordiales saludos.

Critica: 
La Dama Azul

Silvia Estimada mujer, recibo con agrado vuestra siempre gentil visita.
Agradezco la impresión que obsequia con respecto a mis letras.

A vos mis saludos y un abrazo de luz.

Critica: 
La Dama Azul

Leonardo Sarmhi. Caballero, vos me honra con tan generoso comentario, el cual guardo y considero cual alimento al espiritu guia.

Mi sincera gratitud y un abrazo de luz para vos.

Critica: 
La Dama Azul

Xio Estimada mujer, vos obsequia una precisa atención a lo antes descrito; por ello mi gratitud a vuestra aportación y a lo que obsequia en presencia.

A vos un abrazo de luz azul.

Critica: 
Franlodel

Cómo podría, oh amiga, descifrar el lenguaje de tu alma, sumirme en el cáliz cristalino de tus sentimientos, volar por donde tú vuelas, ¿dime?... Después del gozo que he sentido al leer tu poema, he cerrado mis ojos y he abierto mi corazón para

Critica: 
Franlodel

encontrar una respuesta.

Te envío mi luz, y un fuerte abrazo con todo mi afecto.

Critica: 
La Dama Azul

Franlodel Cabsllero, mi siempre gratitud por vuestra gentil visita, el período de tregua es la transición que nos lleva de un estado al otro... Cada uno dedice fluir con ello o aferrarse a la tierra.
Un abrazo de luz.

Critica: 
Felix

Si hay algo que amo de sus poema Dama Azul es la habilidad de sumergirse en sus obras, esta obra trae tantas imágenes. Es realmente admirable su trabajo, me gustó mucho. Un gran abrazo Dama Azul!

Critica: 
La Dama Azul

Felix caballero, aprecio el generoso comentario que obsequu respecto a la obra, es un gusto que sea del agrado.

A vos un abrazo de luz.

Critica: