AUSENCIA

poema de Elisa Golott

Tantos instantes; adoptados como hijos de mi ternura
tantos momentos que acuno entre mis brazos
meciéndolos aún en las ausencias,
mientras beso tu cabeza despeinada y revuelta.
Robo un poco de sol al mediodía
para entibiar tus horas solitarias
cuando caminas en la oscuridad de noviembre
entre los grillos chillones y las estrellas fugaces.
Veo que escondes tus manos,
aquéllas que regalaban mariposas,
y corro entre las sombras a tu espalda
para aferrarme con fuerza gentil y amorosa.
Te canto despacito una nana aprendida de niña
y escondida meto en tu bolsillo
un beso secreto
y un puñado de dulces. ©

Comentarios sobre este poema