A la Madre Luna II

poema de Lucienne

Oh Luna, que vistes mil máscaras, tan iguales, tan diferentes.
Cada noche, te sonrojas con el horizonte, palideces con las horas.
Cada vez es más intensa tu luz fría, incandescente;
cada vez entiendo menos por qué tus hijos te ignoran.

Oh Luna, cada noche te noto más callada,
Mas eso no significa que hayas perdido la magia.
Tu magia no tiene tiempo, ni límite, ni fronteras;
cada noche fascinas más a los habitantes de esta esfera.

Luna, tú, quien muestra el camino a las almas aventureras;
tu luz vibra en mi ser, más que el ondear de mi bandera.
Entre muy pocas otras cosas, eres tú la única constante;
quien me mantiene despierta en las noches,
inspiradora de todas las artes.

Comentarios & Opiniones

Aserah

Lindas letras
SALUDOS Y ESTRELLS.

Critica: 
Lucienne

Gracias, Silvestre.

Critica: