Bendición.

poema de Celeste Alma

Desde profundas aguas te Bendice cada latido que nace de mi.
Hay para tí un estanque sanador de almas .
Un cuenco de alabastro ejercitando la unión de materia y espíritu.

Tres veces te bendigo, llama tenue que requiere ser avivada.
En este altar de jade, Paz .
En este cáliz, Sana.

Desecha de tu aura toda negatividad.
Incinera cada imagen en tu mente que te genera sufrimiento y suéltala.

Sólo quien se ama a si [email protected] es capaz de amar en forma universal.

No envidies.
Recuerda que todos somos un proyecto del universo y nacemos con las herramientas que vamos a necesitar en nuestra particular asignatura.
Envidiar es ser [email protected] con la vida que te fué otorgada.

Si te desagrada algo de tu físico, siempre recuerda "...sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos".
Cultiva sobre todo el alma, puesto que es ésta la que trasciende y asciende o desciende.

Tú debes saber quien eres.
Conocerte y valorarte a ti [email protected] , para que ningún viento, por mas tempestuoso que éste sea, logre vencerte.

Pero sobre todas las cosas, ama a Dios.
Él es tu Creador.

[email protected] seas ! Benditos Tú y tu Prole bajo el sello de Dios.