A Morgana

poema de C. Saz Lacal

A mi perra Morgana,
la mejor compañía;
en los días de lluvia
compañera del alma.

No pidiéndome nada,
ella, entrega su alma.
La mejor compañera,
de esta, mi alma viajera.

En silencio, vigila;
que no falte armonía.
Presta fiel compañía,
junto a mi silla.

Sus ojitos rezuman
sólo amor y ternura,
el color avellana,
muestra limpias entrañas.

El amor más sincero
que jamás se halla visto;
el de mi perra Morgana,
fiel, dulce y tierna.

Comentarios & Opiniones