El Peso

poema de wallace

Desde cuando se han convertido tus ojos en un instante eterno
de caos,
como un portal en el tiempo,
un agujero en el espacio.
Aún recuerdo acariciar tus manos frías y desde entonces vivo en pleno invierno.
Todavía busco en el cajón alguna carta
que recuerde cuántas veces te perdí,
soy un reloj vacío
que escribe para quienes ya no están aquí.
Pasan los años y lo sigo sintiendo todo,
llámame loco, pero llevo
el peso de tu mirada sobre mis hombros.
Lo noto.