Casa oscura

poema de Ausaqui

Por primera vez estoy abriendo ventanas
y requiero de mucha fuerza para poder desatorarlas
están muy viejas, les urge que las remodele
o por lo menos limpie su alrededor.

No reconozco toda la suciedad y el polvo que se acumuló,
¿Desde cuando no saco estos escombros de la casa?
¿por qué guarde tanto si no me iba a servir?
No es lo viejo de estas herramientas, es su falta de uso
la que me hace preguntarme: ¿Qué hacen aquí?.

Y sigo caminando por la casa luego de concederme
abrir la primera ventana,
que en mis recuerdos era más chica.

Recorro un pasillo oscuro
en donde la luz ya ni siquiera toca su principio
y paro un poco. Antes de ver la ventana siguiente
comienzo a  sentir frío y una nostalgia
que hace tiempo no me permitía sentir.

Mi mente dice que no hace mucho viví algo similar
y mi corazón consciente sabe la realidad.
El sabe que yo no me permitía llegar a estos sentimientos profundamente
y esclarecer mi oscuridad.

Hay muchas sombras que se esconden en los pasillos de mi mente
y ese pasillo era el primero en la casa de mi subconsciente.
Así derrame las crudas lágrimas que oprimían
la primera parte de mi desconcierto.

Imagen: Tomada de la red.