Sutil Rebeldía

Jamás me convencieron
Los discursos de niñas
Que modales aprendieron

Al colegio fueron a estudiar
Mientras en sus barrios
Las malas aprendían a gozar

Moralidad adquirida
La mayor desgracia
Por el humano jamás conocida
Sabemos que sin ella
La vida se torna más divertida

De las desgracias
Sacamos canciones
Y nos besamos en mitad
De aburridos sermones

Me encanta desafiar
A todos esos ladrones
Que roban con sus cabezas
La voluntad de sus corazones

Comentarios & Opiniones

Isela Escarcega

Que bello poema Álvaro, felicidades y estrellas para vos.

Critica: