TRISTEZA ACOMPAÑANTE

poema de Selit Valzet

En cuanto me desperté, un esplendor de luz al oriente hallé. Me encontraba en un lugar desconocido. A mi alrededor había un espeluznante dinosaurio, rugiendo cada vez con más resonancia. Tal era mi tristeza ese día que ni siquiera el miedo a ese animal la podía borrar completamente. Fue entonces cuando miré al cielo, para así en la búsqueda de la faz de su azul hallar un consuelo. Me atemorizaba todo lo que a mi entorno se encontraba.
Al admirar al dinosaurio, el cual era morado, sentí ternura que me daba inspiración; él se recostó junto a mí; y con su triste melodía ahogándose en su fulgor, mi única compañía se volvió y, junto a los arbustos de la flor, me brindó su calor. Creo que hasta ahora fue el ser que más me amó.
Al caer la noche, un silencio atrapante en conjunto de una nostalgia desbordante llegó. Estábamos recostados junto a la luna llena. Seguíamos postergando algo que ya había dolido mucho tiempo, como lo era el sufrir por nuestra soledad; fue ahí cuando notamos que, a causa de la melancolía, una estrella apagó su luz.

Comentarios & Opiniones

Artífice de Sueños MARS

Hola.
Tiene su gracia. Me hace imaginar un buen peluche.
Saludos cordiales.
Y hasta nueva obra.

Critica: 
Angelo Alex.

Me recordó a alguien que conocí
En un hospital
En forma muy extraña
Y como la vida de eso se trata
Como de recuerdos..te envío saludos y felicitaciones Selit Valzet

Critica: