Si me confesara con Dios

Si me confesara con Dios

Si me confesara con Dios, tendría mucho qué contarle,
por ejemplo, cómo se apasionan mis sentidos cuándo estoy contigo,
y cómo hierve la sangre en mis venas cuando beso tus labios.
Le hablaría de lo que representas en mi vida,
de este amor infinito y lo bonito que es estar a tu lado.
Hablaría de la belleza que asoma en tu alma cuando me sonríes,
de tus ojitos preciosos y lo tierna que puede llegar a ser tu mirada.
Le contaría lo maravilloso que puede ser tu mundo interior, tus alegrías, penas y esperanzas, de tus ilusiones, sueños y quebrantos
y la fuerza que tienes para reinventarte.
Entonces lo mejor de ti y lo peor de mí, serán mi más lindo sueño,
ese extraño deseo de disfrutar el dulce de tus besos.

También a Dios le confesaría algunas cosas mías,
esa manera que tienes de deslumbrarme, de sentirte perfecta,
de juzgarte la más bella entre las mujeres
y desde el amanecer, de tanto enamorarme de ti, irracionalmente, deliberadamente, intencionalmente, caprichosamente, impúdicamente, disparatadamente, desvergonzadamente
sin pedir permiso ni consentimiento, mis sueños siguen contigo.
Entonces le pediría a Dios un milagro, un regalo del cielo
y sin temblar siquiera, le pediría hacerte el amor de nuevo,
porque hacerte el amor es la mejor experiencia que he vivido
y sin faltarme un solo día, vives entre mis recuerdos.
Naturalmente, mientras el sol y la luna pendan del cielo
y el aire bese la miel de tus labios, tú serás solo mía

Comentarios & Opiniones