Amor

poema de Aderet Ela

Absorta he quedado en su cintura que se empeñó en hacerme esclava de sus movimientos. Apreté mis dedos al compás de su carne sudada. Nos miramos intensamente, sus juegos los míos se entrelazaron y el calor de nuestros labios no se besaron tan solo se olieron, como quién sabe ha encontrado, como quién entiende haber llegado a casa.

Tinta de una demente
Aderet Ela
Copyright©2017

Comentarios sobre este poema