Último Teorema

En un margen muy estrecho, escribió Fermat su último teorema;
uno que, sin duda, al matemático aficionado iba a encumbrar,
y no sólo por el tiempo que tardaron expertos en demostrar;
es que el jurista le legó al mundo un fantástico problema.

(x^n + y^n) difiere de z^n; si n es mayor que dos, siempre que (n, x, y, z) sean números enteros;
eso lo afirma el problema que Fermat probó sin certeza;
pero, no se fíen de su simpleza, pues a muchos rompió la cabeza.
Mas fue por su notable belleza, más que por su innegable inocencia que aquel
teorema ascendió al Olimpo de los eternos.

Y, como Fermat no dejó prueba escrita alguna que le confiriera
credibilidad al problema;
los matemáticos, tuvieron que devanarse los sesos para darle el
estatus de teorema.
Fue un brillante matemático, que por cierto es muy británico,
quien finalmente resolvió el dilema.

Por su proeza, a Wiles, le otorgaron muchos premios, incluso el distinguido Abel;
ese que dicen que es para los matemáticos un Premio Nobel.
Pero, para Andrew Wiles su gran logro fue: satisfacer su sueño de niñez, al encontrar la solución del llamado último teorema.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota