Shojo

poema de Ygriega0

Pensamos día a día
en un capitalismo radical,
en el individuo concreto
que arremete en ciudades
londinenses y navega por
arroyos achocolatados
goteando noche a noche
cenizas de desperfectos.

Rodeamos con inmensidades
alrededor.
Aludes de pisadas,
cabezas, trajes, maletines.
Me asombran los dineros
por las calles, despilfarros
innecesarios.

Arriba el individualismo,
antes que tú un yo.
Arriba las opiniones
extremas; extremas
libertades, pésimo
detenimiento. Tranquili-
dad nula, lágrimas nazarinos,
templos capitales,
rotos, hundidos y humilla-
dos a los dioses paganos
de pobres indecentes y
de escabechados agazapados
bajo el peso del dinero.

Vergüenza le daría a
Cristo, ni pena ni gloria
daría un descosido ante
semejante ultraje.

Sólo se salva la familia
humilde reunida ante
los pies de tu mesa

y olvida esos dioses
de puerta para fuera.

Ellos ríen de verdad,
aunque sea brevemente,
compartiendo lo que
tienen no sólo con su
gente.

Cosas más no avergüen-
zan a las masas,

¡que se conciencien de
una vez!

Comentarios & Opiniones

Poeta Azul

bello plasmar de su pluma, estrellas y felicidades

Critica: