ESA NOCHE

poema de De Vilches

En el escenario abandonado,
en el aplauso obligado,
en un cogernos de la mano,
no encuentro más
que el deseo de conocerte,
taconeo de drogatas
sobre un corazón cascado,
y la intensa acidez
de la boca que manda callar
a ese espejo polvoriento
en el que tememos mirarnos.