Nuestro enemigo más grande

poema de Daniel Meza.

Solo pierde quien se rinde,
solo muere realmente quien deja de soñar,
solo vive por vivir quien deja de amar
y solo se pierde en si mismo el que al Señor saca de su vida para hacer su propia voluntad,
pues mientras vivamos siempre debemos luchar y nuestro enemigo mas grande somos nosotros mismos, nuestra carne, nuestro yo y nuestra manera de pensar.