Astro de infidelidades

poema de Silvia

Una vez un astro fue un animal muy astuto
Se Convirtió una tarde en un color de mentira.
Mentira...un dolor que envuelve que sopla como un huracán y duele.

Fue saborear su lengua falsa para hablar muy mal de todo lo que pueblo en voz baja decían de Emma.

Contaban sus revolcadas anotando con cruces
Linaje presuntuoso y pervertido.
ellos los del pueblo hacían volar a la luna
Los prejuicios más grandes y la llenaban de cráteres.

Con un sombrero de ala a pasos de gran señor aparecía soberbio y él más falaz,

un amante.

historias a fin de cuentas
decía; sólo soy un hombre enamorado.
Soy el amante perfecto de todas las florecilllas de este pueblo que sin mí no tendrían nada que decir....

Emma sacaba a pasear a su pequeño pariente un niño preguntón y molesto.

A las hora de la siesta cuando el sol da esa neblina en rayos y su luz puede hacerte cegar

Ese crío mal criado,minuto a minuto estaba enseñado a perseguir a Emma.
No sólo el niño la vigilaba y tenía que contar todo al marido de Emma..

Por naturaleza el esclavo de la casa también se escondía detrás del árbol espiando a la muchacha..

Un astro valeroso sintió en su corazón una tarde de sol
Cuando por entre los árboles aparece él hombre de su vida...
Aquel que tenía en su corazón clavado como estaca...
En un secreto que la carcomía de angustia y una especie de alegría cuando este aparecía...

En animales astutos se tuvieron que convertir.

Se amaban donde podían,inventando fábulas cuando despeinado estaba el cabello de Emma de repente con trozos de pasto en el pelo.

Se amaban a escondidas...
Se amaban detrás del árbol gigante
En las puertas del edén o en las puertas del infierno.

Rosandoce de ganas...
Emma pasaba su manos por debajo del pantalón del amante...
suavemente y con su boca
Los pétalos arrancados en corceles y trotes.

y êl con su boca poseía el firmamento hasta dejar la última respiración.

Se tocaban la piel hasta dejar huella de uñas en la espalda...

Hasta que el furor entre la maleza,callaban.

Siendo espiados...

Porque cuando mientes no solo te pueden espiar los otros
Tu mismo espías tu alma.

Emma sabía lo que veía en su alma y no le molestaba.
Animales de mentirosas tardes o noches en el valle.

Él un ilustrado...y un mal amigo...
Ella una preciosa mujer mentirosa y cobarde .

Aunque se veía muchas veces esa sombra en la cara
De Emma,
era triste Emma ,daba lástima esa muda cobardía que la poseía día a día.

No poder decirle la verdad a su marido la dejaba con esa sombra en la mirada...

Esa culpa que es una prisión en vida.

cuán estéril y arbitrario es el aspecto que
tiene el intelecto humano dentro de la
naturaleza;

Porque el marido era un hombre rico,pero pobre en intelecto.
pobre en entender el amor.

Emma había estudiado y formado y era inteligente
Pero el marido,creía que si Emma tenía todo lo que se le ocurriese sería feliz siempre.
El marido creía que casa y comida y algunos. Placeres era todo.
Emma había encontrado del otro lado del valle a un Astro que la transformó en una plaga.

Si el marido se enteraba seguramente aparte de matar a ambos
Mataría a su amigo.
Si es que se le puede decir amigo.

Por eso trabaja días y días viajando.
Pero Emma pensaba cómo decirlo
Y cada vez que quería abrir la boca y decir la verdad
Había un
poseedor que la dejaba muda.

patéticamente como si girasen las órbitas de sus ojos
Convertidos en dos mundos.

Una tarde decidió terminar con aquel.hombre que la envolvía de pasión y deseo.
Esa tarde a propósito invito al niño que como un mosquito hacia ruidos alrededor de Emma.

Navego el aire junto coraje y los dos se perdieron dentro de los matorrales..
Emma empezó hablar pero al instante...
La naturaleza tan despreciable e insignificante
Aparecía cuando se manoseaban
Cuando los dos después de la pasión ...se acomodan la ropa...

Y que, con un mínimo soplo de aquel poder
del conocimiento,
decir....decir...
No quiero verte más...cuatro palabras que estaban podridas en su garganta.

No salían..no quería...no podía....

inmediatamente como un odre; aparece él sirviente
La quería mucho a Emma nunca la delataria.
De modo que
Conoció muchos admiradores,de la muchacha.
Él sirviente se sentía un orgulloso de guardar ese secreto.

los ojos del universo estaban anclados en Emma
telescópicamente puesta su mirada sobre sus
acciones y pensamientos.

Su conciencia...
Ufff...
dolía el alma...
Dolía la verdad, no dicha.

Esa misma noche el marido le trae una joya muy cara...

Alegre le pone las perlas en su cuello...

Emma se larga a llorar...
añadido como un recurso a los seres más
desdichados...
delicados y efímeros desleales...lágrimas de cocodrilo.

rápidamente entra el niño corriendo
Y le tråe una hebilla del pelo que encontró en el valle.

Ese niño con su inocente voz y él
orgullo ligado a jugar sin saber ...

sensación, niebla cegadora colocada sobre los ojos de Emma...

Y esto? Dice el marido...

Es de tía Emma se le ha caído a la tarde cuando se besaba con el señor.

—aunque también los maridos se dejan engañar
efectos más particulares llevan consigo algo
del mismo carácter.
El intelecto, como un medio para la
conservación.

No seas descuida mujer... esta hebilla de oro es muy cara.
Por la tarde cuando sales a pasear no lleves joyas.
A menos que te pongas cuernos en el cabello.

Animales incesantes de vanidad y misterios de aquel valle por la tarde.
Hipocresía ante la palabra como estética sin remedio...

Comentarios & Opiniones

Penélope

Silvia, qué bonita historia, siempre nos muestras una doctrina llena de sabiduría y conocimiento, de la ciencia de la vida misma plasmada en esis personajes que sienten tan humanamente posible. Un abrazo guapa!

Critica: 
Silvia

Hermosa penny siempre mi primer mensaje es el tuyo gracias mil,ojalá os guste.besazo!que estes muy bien abrazo.

Critica: 
Pajarofé

Guionista improvisada, eres una gran contadora de historias, enhorabuena, un beso Silvia cuidate mucho.

Critica: