EL DÍA DE MI MUERTE

No me quiero despedir de nadie
Porque yo ya me había ido antes,
A ese lugar,
Ese lugar que describo en mis poemas.

Quisiera darme por vencido,
Pero siempre hay una luz,
Siempre hay un pedazo de mí,
Que no se va conmigo
Y eso me devuelve la vida.

El día de mi muerte mi familia llorará, mis amigos llorarán.
Los que guardaron silencio mientras vivía llorarán aún más
Y yo lloraré mientras escribo esto,
Porque no podré hacerlo ese día.

De noche pienso tantas cosas:
Cosas irreales,
Cosas banales,
Cosas imposibles.
La única cosa que me devuelve el alivio
Es el aroma del café de mi madre
Cuando después de una noche de tanto pensar, Despierto para vivir otro día menos.

No escribo todos los días
Aunque parece que sí.
Me volví un ermitaño,
Un poeta noctámbulo,
Casi un murciélago.

Dios se ha sentado varias veces a mi diestra y ha sido testigo de mis escritos,
El los leé conmigo.
Yo hago como que no está ahí, y él hace lo mismo.
De ves en cuando le pido una opinión y siempre me dice lo mismo:
«Escucha al corazón».
Pero entre latidos no consigo entender nada.

No soy un desertor.
Yo soy un caballero de sangre,
El hijo de mis padres, el orgullo de nadie,
La voz de la calle empedrada,
El silencio y el aire.

He pasado tantas veces por ahí,
Y sé que ese día sonreiré bastante,
Todos los días lo hago,
Aunque me duela el alma de tanto fingir.
No dolerá,
Sólo me iré,
Cómo los que se fueron de mi vida
Y allí estaré,
Solo en la oscuridad absoluta,
Tal vez leyendo un libro,
Tomando café
O calmado con el humo la eternidad.

Comentarios & Opiniones

ÁNGEL MENDUIÑA IRIBARREN

Excelente poema, amigo. Duro y conmovedor. Ánimos y adelante. Un abrazo.

Critica: 
IARA MARÍA VILLEGAS

Excelente, saludos.

Critica: 
Xio

Sebas, excelente obra, fuerte,sobrecogedora, un placer, abrazos, feliz noche poeta.

Critica: 
SEBASTIAN BOHEMIO

Gracias Poetas. Un abrazo.

Critica: