Jaculatora a Feba Intrincada

Cuando la rosa sea gris: tus besos;
y tus ocasos amanecen mil
tachonados por azules ilesos;
dos mil memorias ebúrneas: añil.

Cuando galgas floten: alegre Edén;
y mis noches, tus nombres acendrados
vistan -rielando olas a cruel vaivén-,
beberé pundonores amaestrados;

fingiré rubores, vidas pasadas,
y la fíbula tácita y celeste,
que emana de tus lágrimas aladas.

Seré pasto de un latido agreste,
tú: luna muy húmeda donde me irgo,
tañes mi lira… acunando tu virgo.

ROGERVAN RUBATTINO ©
http://www.rogervanrubattino.com

Comentarios & Opiniones