DIANDRA EN LAS NUBES DE MAGALLANES

Era poeta flotando muerta en una cápsula espacial,
Era diandra entre la fuerza
De la gravedad.

Y cuando las luces se apagaron
Tras las vetas del cometa,
No amainaron los asteroides,
Ni las tormentas,
De la ciclónica tempestad.

Nuestra misión en estos cuerpos es terrena,
Lo que sentimos fue un programa
No una vena,
Llena de espinas,
Llena de semanas,
Y lacrimosas esquinas.

Vamos gravitando hacia aquellas nubes,
Como granizando entre tambos metálicos,
Entre palenques de cósmicos ancestros,
Que no viven en urbes,
Y que se desatan en un llanto deletéreo.

Nictálope la nebulosa conciencia,
Que nos asalta noche y día,
Con sus manos blancas,
Teñidas de horas tardías.

Y cuando las luces se apagaron,
Se apagó el sonido,
Se extinguió nuestro destino,
Como una húmeda bujía,
De aquilones sin fenestras.

A años luz se ven las extremidades,
De un extraño planeta,
Ojos en el cielo
Con peldaños que no cesan,
De versar un canto anacoreta.

Nuestra misión en estos cuerpos es efímera,
Es la médula de una abyecta estepa,
Que se anega de estrellas,
Que alumbran en la inmensidad,
Aunque a menudo en realidad,
Están lívidas y muertas.

ROGERVAN R. RUBATTINO ©
AMALTHEUM 2021

Comentarios & Opiniones

María del Rocío

Un gustazo leer de nuevo tu muy pulida pluma. Un cordial abrazo

Critica: 
Fander

"Vamos gravitando hacia aquellas nubes,
Como granizando entre tambos metálicos,
Entre palenques de cósmicos ancestros" Excelente!!, me gustaron todas las metáforas, gracias por compartirlo y saludos a la distancia

Critica: 
Angelo Alex.mty

Me imaginé los libros de ciencia ficción que leo sobre estos temas,,te envío felicitaciones y saludos por este poema muy original..

Critica: