Lo que el viento se llevó

poema de Penelope

Cambié mi pueblo natal
por calles en las que hay canales
cambié mis campos, el olor a estiércol
por unas ventanas sin cortinas, que lo
dejan todo al descubierto.
Cambié las gustosas paellas de los domingos
Y el pan con tomate,
por la leche y el queso más ricos
que en el mundo puedan probarse.
Cambié la luz del sol impía,
las casas blancas, las bellas playas
las calles con subidas y montes
por una vida plana.
Cambié el calor de una cuna
Que aún se mece en la distancia
Como las manos de una madre
que una a una va secando mis lágrimas.
Cambié la siesta a mediodía
Y el café con leche.
Los geranios vivos
que desde los balcones me saludaban
mientras mis pasos hacia aquí marchaban.
Cambié los ronquidos de unos sueños que dormían
Como osos invernando en las cuevas de mi vida
Y los desperté al marcharme
sin un plan, sin alimento, sin morada fija.
Clandestina en los pasos que iba dando
El rugir de mi tierra iba sintiendo
En lo que más me duele está tu canto
Por más que finjo no sentirlo
Lo llevo siempre gritando por dentro.
Cuando el viento sopla y giran los molinos
Y las melenas rubias se lleva consigo
Yo, no me muevo.
Lo que el viento se lleva
Lo que el tiempo no se lleva
Es todo lo que se queda comigo.

Comentarios & Opiniones