El equipaje del viento

poema de Penelope

Son collares de arena, barquitos de papel
equipaje del viento y todo lo que va en él
andenes florentinos y atavios de olas
vectores apagados y tautología de las horas.

Reputaciones de vanguardia y serenidad
telares de palabras y colmena de promiscuidad
alcobas permutadas en injertos de la piel
laboratorio de cosquillas, sarnas del querer.

Posadas del olfato con guantes de terciopelo
colonias de sueños que aún aúllan
sangre de gladiadores que me magullan
artrosis del ímpetu que fenece en su templo.

Son rezos en la parsimonia de la conformidad
en el affair oceánico de los glamoures cincelados,
acordes consenuados en altares de mi verdad
tan obtusa, tan viajera que hasta tí ha llegado.

Calostro descarnado en sana vanidad
equipaje de un viento consternado
divulgador de mis esencias:
contra tu puerta está soplando.

Comentarios sobre este poema