Citara Melancólica

poema de Venus

Estoy quebrantada, siento perder la melodía de tu querer
Que vino a mí un día, como aparecen los soplidos del viento
Fugaz y seco, queriendo reponer los pedazos de mí cuerpo,
Que se disperso en el suelo, de los golpes que me hirieron.

No fuiste rudo ni violento
Solo fuiste oscuro como el ciego
Que no vieron mí ruina
Más ahora el agobio me domina...

Solía reír con estos labios gruesos que besabas a escondidas,
Te creí participe de este guión
Más solo supiste arañar mí débil corazón,
Dejando mí voz sin valor, con las palabras perdidas.

Soy un aljibe que se resquebraja cada vez más,
En el encierro logro ocultar
El temor de volver a beber
Unos besos que disipen la sed
De mí boca seca y quebrada
Ya no siento nada...

Con mis manos tomo el lápiz de mí camino,
Quiero escribir lo feliz que creí ser contigo,
Inevitable es trazar una letra
Mis lágrimas brotan al saber que no te olvido
Te traigo a mí vida, cada vez que te dedico unas líneas
Nosé si la melodía del castigo vino a mí
Como penetra fuerte en mí mente saber que te perdí
Más aún viéndote plasmado en este escrito
Debes partir a las huellas que dejaste atrás
Mí papel de amante me condujo al sillón
Porque ahí es donde mí culpa abraza la pasión
Que nos dimos, sin desenfreno sin pudor,
Esas películas que mí mente trae me alejan
Hacen una sombra que me ahoga recordar
Pues el aroma del deseo aún persiste aquí...
Me aprisiona para buscarte
Sentirte
Mirarte
Carezco de razón, los pasos que doy me llevan a buscarte
Pero te has ido, como llamarte!!!!

Estás lejos, con mi vida clavada en tus sueños
Que se hizo realidad para complacer tu ego
Más yo! vagabunda del desierto,
Encadenada al suplicio, Como gacela atada
Arrastro conmigo las migajas de valor
Vuelo porque estoy viva, sin rumbo sin fervor...