Esfínteres

poema de Penélope

En tí me advierto como escafandra, como dialéctica floral,
Como esfínter del nirvana. En tí me desconvierto.
Como escorpión druida. En la miscelánea del alma.
Y adobo en tus brazos el alumbramiento de mi huída.

En tí el restallido de todos los ecos, polinomios de distancias,
lideran el simposio del ozono que nos retracta.
En tí la simetría de escuálidas miradas, transfusión del mañana.
Sintagma de los acordeones de orgasmos que encajan.

Que callan en la apología bastarda de muchos tinteros en sequía.
Y son un traumatismo interno que en la sangre divaga.
Sólo las góndolas de tu piel pueden rastrear sus canales tribulados.
Sólo tú puedes diseccionar las razas tañidas en agonía.

Sólo tú, en el secreto de la última esperanza.
Flotando como nenúfar en ínsulas de escarcha.
Puedes operar mi corazón, y hacerlo esfínter escarlata.
Despeinar el duro bastión de arterias embalsamadas.

En tí la diócesis de mis pechos, en las alhajas de mi sexo:
el arsenal de tus manos se subastan.

Comentarios & Opiniones